AstronDivinorum

Husmear el pasado,Vivir el presente,Adivinar el futuro.

La batalla por su mente. 1ª Parte

Posted by astrondivinorum en 2 octubre 2009



Esta es una traducción del texto “The battle for your mind” (La batalla por su mente). Trata sobre la utilización de técnicas masivas de control mental y quien lo escribe parece saber de qué habla. Dada su extensión se ha dividido en tres partes.

Soy Dick Stuphen y esta es una una versión ampliada de la charla que tuvo lugar en el congreso mundial de la Sociedad de Hipnotizadores Profesionales en Las Vegas, Nevada.
Aunque he sido entrevistado acerca de este tema en muchas emisoras de radio y TV locales y regionales, la comunicación a gran escala parece estar bloqueada, ya que pudiera resultar una sospecha o investigación del mismo medio en que se difunde o de los sponsors que lo financian. Algunas agencias gubernamentales no desean que esta información se difunda. Y tampoco los renacidos movimientos y cultos Cristianos y sociedades de formación de potenciales humanos.
Todo lo que voy a exponer no refleja sino la superficie del problema. No sé cómo puede detenerse el mal uso de estas técnicas. No creo que sea posible legislar contra lo que, frecuentemente, no puede ser detectado; y si los que legislan están utilizándolas, hay pocas esperanzas de aplicar las leyes a la conducta del gobierno. Sé que el primer paso para iniciar el cambio es generar interés en ello. En este caso, sólo puede llegar de los esfuerzos no oficiales.
Hablando de este tema, estoy hablando de mi propio medio de vida. Lo conozco, y sé lo efectivo que puede llegar a ser. Soy productor de cintas hipnóticas y con mensajes subliminales y, en algunos de mis seminarios, utilizo tácticas de conversión para ayudar a los participantes a llegar a ser independientes y autosuficientes. Pero, cada vez que uso estas técnicas, advierto de que las estoy usando, y las personas participantes pueden elegir si asistir a ello o no. También saben el resultado que cabe esperar de su participación.
De modo que, para empezar, quiero dejar claro el más básico de los hechos sobre los lavados de cerebro: EN TODA LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD, NADIE HA SUFRIDO UN LAVADO DE CEREBRO Y SE HA DADO CUENTA, O HA CREÍDO, QUE LO ESTABA SUFRIENDO. Quienes han pasado por ello por regla general defienden apasionadamente a sus manipuladores, asegurando que solamente les han “enseñado la Luz”….o han sido transformados de alguna manera milagrosa.

El nacimiento de la conversión

CONVERSIÓN es una palabra “amable” para designar el LAVADO DE CEREBRO…y cualquier estudio acerca del lavado de cerebro debe de comenzar con el estudio del resurgimiento Cristiano en la América del siglo XVIII. Aparentemente, Jonathan Edwards descubrió accidentalmente las técnicas durante la cruzada religiosa de 1735 en Northampton, Massachussets.
Induciendo sentimientos de culpa y aprensión aguda, e incrementando la tensión, los “pecadores” que asistían a su reuniones de resurgimiento acababan quebrándose y sometiéndose completamente. Técnicamente, lo que Edwards hacía era crear condiciones que limpiaban el cerebro para que la mente aceptara una nueva programación. El problema era que las nuevas órdenes eran negativas. Les podía decir: “¡Sois pecadores, estáis destinados al infierno!”. El resultado fue que una persona se suicidó y otra intentó hacerlo.
Y los parientes del suicida contaron que ellos estaban también tan profúndamente afectados que, aunque habían encontrado la “salvación eterna”, estaban obsesionados con la diabólica tentación de acabar con sus vidas.
Una vez que un predicador, o un líder de una religión, un manipulador o una figura con autoridad crea la fase en que el cerebro puede vaciarse y quedar limpio, sus víctimas quedan completamente abiertas y receptivas. Nuevas instrucciones, en forma de sugestiones, pueden sustituir a sus ideas previas.
Como Edwards no enviaba mensajes positivos hasta el final del resurgimiento, muchos aceptaron las sugestiones negativas y actuaron, o desearon actuar, según ellas.
Charles J. Finney fué otro renacentista Cristiano que utilizó las mismas técnicas cuatro años más tarde en conversiones religiosas en masa en Nueva York. Las técnicas son todavía usadas por renacentistas cristianos, cultos, profesores, empresas, y el ejército de los Estados Unidos, por citar solo unos pocos.
Dejenme señalar aquí que no creo que la mayor parte de los renacentistas religiosos se den cuenta de que están usando técnicas de lavado de cerebro. Edwards simplemente insistió en un sistema que realmente funcionaba, y otros no hicieron más que copiarle y lo siguen haciendo doscientos años después. Y cuanto más sofisticado es nuestro conocimiento y nuestra tecnología, más efectiva es la conversión. Estoy profundamente convencido de que esta es una de las principales razones del incremento del fundamentalismo cristiano, especialemente en su variedad televisiva, mientras la mayor parte de las religiones convencionales declinan.

Las tres fases del cerebro

Aunque los cristianos fueran los primeros en formular con éxito el lavado de cerebro, hemos de mirar a Pavlov, el científico ruso, para obtener una explicación técnica. En los primeros años del siglo XX, su trabajo con animales abrió la puerta a ulteriores investigaciones con seres humanos. Tras la revolución rusa, Lenin vió rapidamente el potencial de la aplicación de las investigaciones de Pavlov a sus propios fines.
Pavlov identificó tres estadios diferentes y progresivos de la inhibición transmarginal. El primero es la fase EQUIVALENTE, en la que el cerebro da la misma respuesta a estímulos débiles o fuertes. La segunda es la fase PARADOJICA, en la cual el cerebro responde más activamente a los estímulos débiles que a los fuertes. Y la tercera es la fase ULTRA-PARADOJICA, en la que las respuestas condicionadas y los patrones de comportamiento pasan de positivos a negativos o de negativos a positivos.
Con la progresión a través de cada fase, el grado de conversión se hace más efectivo y completo. Las formas de conseguir la conversión son muchas y variadas, pero el primer paso habitual en el lavado de cerebro religioso o político es trabajar con las emociones del individuo o del grupo hasta que alcanzan un nivel anómalo de ansiedad, miedo, excitación o tensión nerviosa.
El resultado progresivo de esta condición mental es la disminución de la capacidad de juício y el incremento de la sugestibilidad. Cuanto más se mantenga o intensifique esta condición, más se agrava. Una vez que se alcanza la catarsis, o primera fase cerebral, la conquista completa de la mente es más fácil. La programación mental preexistente puede ser reemplazada por nuevos patrones de pensamiento y conducta. Otras armas usadas frecuentemente para modificar el normal funcionamiento del cerebro son el adelgazamiento, las dietas radicales o altas en azúcar, las incomodidades físicas, la regulación de la respiración, el recitado de mantras en la meditación, la exposición de misterios asombrosos, efectos especiales de luz y sonido, la respuesta programada al incienso, o intoxicación por drogas.
Se consiguen los mismos resultados en los tratamientos psiquiátricos contemporáneos con electroshock o con la disminución intencionada de los niveles de azúcar en sangre inyectando insulina.
Antes de hablar del modo exacto en que algunas de la técnicas se aplican, quiero señalar que la hipnosis y las técnicas de conversión son dos cosas diferentes y que las técnicas de conversión son mucho más poderosas. Sin embargo, ambas se usan a la vez, frecuentemente con poderosos resultados.

Cómo trabajan los predicadores

Si quiere ver a un predicador renacentista en plena faena, en su ciudad hay probablemente varios. Vaya a la iglesia temprano y siéntese en la parte de atrás. Probablamente, se tocará una música repetitiva mientras la gente va llegando. Un ritmo repetitivo, idealmente de 45 a 72 “golpes” por minuto (un ritmo cercano al del corazón humano), es muy hipnótico y puede generar estados alterados de la conciencia en un alto porcentaje de personas. Y, una vez que se está en estado alfa, se es al menos 25 veces más sugestionable que en estado beta de plena conciencia. La música es probablemente la misma en todos los servicios, o tiene el mismo ritmo, y muchas personas pueden caer en estados alterados de la conciencia en cuanto entran en la iglesia. Subconcientemente, recuerdan su estado mental en servicios anteriores y responden de acuerdo con la programación post-hipnótica.
Mire a la gente mientras espera que comience el servicio. Muchos muestran signos externos de trance: relajación corporal y ojos ligeramente dilatados. A menudo, se balancean adelante y atrás sentados en sus sillas. Después, el sacerdote entra. Y suele hablar con una “voz rodada”.

La técnica de la voz rodada

La “voz rodada” es un estilo repetitivo y rítmico usado por los hipnotizadores cuando quieren inducir un trance. Lo usan también muchos abogados, algunos de los cuales son consumados hipnotizadores, cuando desean introducir firmemente una idea en la mente del jurado. La voz rodada puede sonar como si el orador estuviera hablando con el ritmo de un metrónomo, o como si estuviera enfatizando cada palabra con un estilo monótono y repetitivo. Las palabras son pronunciadas habitualmente a un ritmo de 45 a 60 por minuto, maximizando el efecto hipnótico.
Luego, el sacerdote comienza el proceso de “construcción”. Induce un estado alterado de la conciencia y/o comienza a excitar a los oyentes. Después, un grupo de mujeres jóvenes con “dulces y puros” vestidos de gasa suelen salir a cantar. Las canciones Gospel son estupendas para crear excitación y hacer que los oyentes se IMPLIQUEN. En mitad de la canción, una de las muchachas puede ser “poseída por el espíritu” y caer al suelo o actuar como si el Espíritu Santo estuviera en su interior. Esto incrementa muy efectivamente la intensidad en la habitación. En este punto, las tácticas de hipnosis y de conversión están siendo mezcladas. Y el resultado es que la atención de la audiencia se focaliza en la comunicación a medida que el ambiente se hace más excitado o tenso.
Más o menos en ese momento, cuando se ha conseguido un estado mental alfa colectivo, es cuando pasan el cesto de las donaciones. En el plano de fondo, la voz rodada del sacerdote puede exhortar “Dad a Dios…Dad a Dios…Dad a Dios…”. Y los asistentes dan. Puede que Dios no tome el dinero, pero su representante sí que lo hace. Después aparece el sacerdote “amenazador”. Induce el miedo e incrementa la tensión hablando acerca del “diablo”, “ir al infierno” o de la proximidad del fin del mundo.
En el ultimo maratón de este tipo al que asistí, el predicador habló acerca de la sangre que pronto manaría de cada boca en la tierra. Estaba también obsesionado con la “sangrienta lanza de Dios”, que todos habian visto colgada sobre el púlpito la anterior semana. No tengo ninguna duda de que todos la vieron. El poder de la sugestión dada a cientos de personas en la hipnosis asegura que al menos del 10 al 25 por ciento de ellos verán cualquier cosa que se les sugiera que han de ver.
En la mayor parte de las reuniones renacentistas, “testificar” o “ser testigos” sigue usualmente al sermón basado en el miedo. Gente del auditorio se levanta y relata sus historias. “¡Estaba impedido y ahora puedo andar!”. “¡Tenía artritis y ahora se ha curado!”. Son manipulaciones psicológicas que funcionan. Tras escuchar numerosos casos de historias de curaciones milagrosas, el tipo medio de la audiencia con un problema menor está convencido de que puede ser curado. La sala está cargada con miedo, culpabilidad, intensa excitación y expectación.
En ese momento los que quieren ser curados se alinean alrededor de la habitación, o se les dice que salgan al frente. El predicador puede tocarles la cabeza firmemente y gritar “¡Sana!”. Esto libera la energía psiquica y, para muchos, resulta la catarsis. La catarsis es la purga de las emociones reprimidas. Unos individuos pueden llorar, caer al suelo o incluso tener espasmos. Y si la catarsis se efectúa, tienen una posibilidad de curarse. En la catarsis (una de las tres fases cerebrales mencionadas anteriormente), el cerebro queda temporalemnte vacío y se aceptan las nuevas sugestiones.
Para algunos, la curación puede ser permanente. Para muchos, puede durar de cuatro días a una semana, que es, incidentalmente, lo que duran las sugestiones hipnóticas dadas a un sujeto en estado de sonambulismo. Incluso si la curación no es duradera, la vuelta de estas personas a la iglesia cada semana asegura que el poder de sugestión va a anular continuamente el problema… o a veces, tristemente, puede enmascarar un problema físico que perjudicará al individuo a largo plazo.
No estoy diciendo que no ocurran verdaderas curaciones. Ocurren. Puede que la persona estuviera lista para dejar de lado la negatividad que causó el problema en principio; puede que fuera obra de Dios; Pero creo que pueden explicarse con el conocimiento actual del funcionamiento de la mente/el cerebro.
Las técnicas y la representación pueden variar de iglesia a iglesia. Muchas usan “el don de lenguas” para generar la catarsis en algunas personas mientras el espectáculo crea intensa excitación en los observadores.
El uso de técnicas hipnóticas por los religiosos es sofisticada, y los profesionales aseguran que son cada vez más efectivas. Un hombre en Los Angeles está diseñando, construyendo y remodelando iglesias de todo el país. Dice a los sacerdotes lo que necesitan y cómo deben usarlo. La experiencia de este hombre dice que la audiencia y los ingresos de la congregación se duplicarán si el ministro sigue sus consejos. Admite que alrededor del 80 por ciento de sus esfuerzos se dirigen al sistema de iluminación y sonido.
Un sonido potente y el uso adecuado de la iluminación es de primera importancia para inducir un estado alterado de la conciencia. He estado usándolos durante años en mis propios seminarios. Pero mis participantes están plenamente advertidos del proceso y de lo que pueden esperar como resultado de su participación.

Parte 2 …

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: