AstronDivinorum

Husmear el pasado,Vivir el presente,Adivinar el futuro.

La batalla por su mente. 2ª Parte

Posted by astrondivinorum en 2 octubre 2009

Seis técnicas de conversión
Los cultos, las sectas y las organizaciones de potencial humano están siempre buscando nuevos conversos. Para conseguirlos, deben también crear una fase cerebral. Y a menudo necesitan hacerlo en un corto espacio de tiempo, un fin de semana, o tal vez incluso un día.
Las siguientes son las seis técnicas primarias usadas para generar la conversión.
El encuentro o reunión de entrenamiento se produce en un lugar en el que los participantes están separados del mundo exterior. Puede ser cualquier lugar: una casa privada, un emplazamiento rural remoto, o incluso la sala de bailes de un hotel en donde a los participantes sólo se les permite un uso limitado del cuarto de baño. En las organizaciones de potencial humano, los controladores dan una larga charla acerca de la importancia de “mantener los compromisos” en la vida.
A los participantes se les dice que si no mantienen sus compromisos, su vida nunca funcionará bien. Es una buena idea mantener los compromisos, pero los controladores subvierten un valor humano positivo para sus propios propósitos. Los participantes se juran a sí mismos y a su entrenador que mantendrán sus compromisos. Cualquiera que no lo haga es intimado a hacerlo o abandonar inmediatamente la reunión. El siguiente paso es comprometerse a completar el entrenamiento, asegurando así un alto porcentaje de conversiones para la organización. Tienen que comprometerse GENERALMENTE a no tomar drogas, fumar, y a veces no comer… o se les da breves interrupciones para comer que incrementan la tensión. La verdadera razón para el compromiso es alterar la química interna, que genera ansiedad y con suerte, no hace más que desequilibrar levemente el sistema nervioso, lo que a su vez aumenta las posibilidades de conversión.
Antes de que termine el encuentro, los compromisos se usan para asegurar que los nuevos conversos vayan fuera y encuentren nuevos participantes. Son obligados a comprometerse a ello antes de partir. Como la importancia de mantener los compromisos es tan alta en sus prioridades, los conversos presionarán a todos sus conocidos, intentando hablarles acerca de su asistencia a una sesión introductoria gratuita que la organización ofrecerá en el futuro. Los nuevos conversos son zelotes. De hecho, la frase interna para promocionar la mayor y más exitosa organización de potencial humano es “¡que lo venda un zelote!” Al menos un millón de personas son adeptos a estas organizaciones y un buen porcentaje de ellos llevan un “botón” de activación mental que asegura su futura lealtad si el gurú o la organización les llaman. Piensen acerca de la implicaciones políticas de cientos de miles de zelotes programados para hacer campaña a favor de su gurú.
Tengan cuidado con una organización de este tipo que ofrezca sesiones de seguimiento después del seminario. Las sesiones de seguimiento pueden ser reuniones semanales dadas de forma regular que la organización intente hacerle seguir, o cualquier evento usado para mantener el control. Como sabían los primitivos renacentistas Cristianos, el control a largo plazo depende de un buen sistema de seguimiento.
Bien. Ahora, echemos un vistazo al segundo punto que indica que se están utilizando técnicas de conversión. Se utiliza un esquema que causa fatiga física y mental. Esto se hace en primer lugar realizando sesiones de muchas horas durante las cuales los participantes no tienen ocasión de relajarse o reflexionar.
Tercer paso: técnicas para aumentar la tensión en la habitación y en el entorno.
Cuarto paso: Incertidumbre. Podría pasar horas hablando acerca de las diversas técnicas para incrementar la tensión y generar incertidumbre. Básicamente, los participantes se sienten preocupados por la posibilidad de ser “pillados” por los organizadores, y se ponen en juego sentimientos de culpabilidad, los participantes son instados por los organizadores a relatar verbalmente sus más íntimos secretos a otros participantes o forzados a participar en actividades que enfatizan el “quitarse las máscaras”. Uno de las más efectivas organizaciones de “potencial humano” fuerza a los participantes a mantenerse de pié en el estrado frente a toda la audiencia mientras son atacados verbalmente por los organizadores. Una encuesta pública realizada hace algunos años reveló que la situación más temida en general es la de hablar en público. Se sitúa por encima de lavar cristales exteriores en el piso 85 de un edificio de oficinas. De modo que pueden imaginarse el temor y la tensión que esta situación genera entre los participantes. Algunos se desmayan, pero otros pueden soportar el stress saliendo mentalmente del lugar. Literalmente pasan a estado alfa, lo que los hace automáticamente mucho más sugestionables de lo que son normalmente. Y otra vuelta en la espiral hacia la conversión queda completada.
El quinto indicio de que se están usando técnicas de conversión es la introducción de un argot: nuevos términos que solamente tienen significado para “iniciados” que participan. A veces se usa un lenguaje incorrecto intencionadamente para hacer que los participantes se sientan incómodos.
El punto quinto es que no hay ni rastro de humor en las conferencias… al menos hasta que los participantes han sido convertidos. Entonces, la alegría y el humor son muy deseables como símbolo de la felicidad que los participantes se supone que han “encontrado”.
No estoy diciendo que no resulte ningún bien de estas reuniones. Puede suceder y sucede. Pero sostengo que es bueno que la gente sepa lo que ha sucedido y que una participación continua puede no ser de su interés.
A través de los años, he dirigido seminarios profesionales para enseñar a la gente a ser hipnotizadores, entrenadores y consejeros. Algunos de ellos se han acercado a mí y me han dicho: “Estoy aquí porque sé que lo que hago funciona, pero no sé por qué”. Después de mostrarles cómo y por qué, muchos han salido del negocio o han decidido encararlo de manera mucho más humana y cariñosa.
Muchos de esos entrenadores se han convertido para mí en amigos personales, y a todos nos asusta el haber experimentado el poder de una persona con un micrófono en la mano en una habitación llena de gente. Añadan un poco de carisma y pueden estar seguros de obtener un alto porcentaje de conversiones. La triste realidad es que un alto porcentaje de personas quiere “creer”.
Las reuniones de culto y las de empresas de potencial humano son lugares ideales para observar de primera mano o que se llama técnicamente el “Síndrome de Estocolmo”. Esta es una situación en la que los que son intimidados, controlados o padecen sufrimientos impuestos, comienzan a amar, admirar e incluso en ocasiones desear sexualmente a sus controladores o secuestradores.
Déjenme introducir aquí una palabra de aviso: Si usted piensa que puede asistir a una de esas reuniones y no resultar afectado, probablemente está equivocado. Un ejemplo perfecto es el caso de una mujer que fué a Haití con una beca Guggenheim para estudiar el Voodoo haitiano. En su informe, relataba como la música inducía finalmente un movimiento corporal incontrolable y un estado alterado de la conciencia. A pesar de que entendía el proceso y pensaba que estaba por encima de ello, cuando empezó a sentirse vulnerable a la música, intentó luchar contra ello y lo consiguió momentáneamente. El miedo o la resistencia casi siempre aseguran la conversión. Pocos momentos después se sintió poseída por la música y comenzó a bailar en trance alrededor de la sala de reunión voodoo. Una base cerebral había sido inducida por la música y la excitación, y se despertó sintiéndose renacida. La única esperanza de asistir a una de esas reuniones sin ser afectado es ser un Buda y no permitirse emociones negativas ni positivas. Pocas personas son capaces de un tal desapego.
Antes de seguir adelante, veamos nuevamente los seis puntos esenciales de conversión. Quiero mencionar al Gobierno de los Estados Unidos y los campos de entrenamiento del ejército. El cuerpo de los Marines habla de romper a los hombres antes de “reconstruirlos como hombres nuevos: ” ¡como Marines!” Bien, eso es exactamente lo que hacen, de la misma manera que las iglesias o sectas rompen a las personas y las reconstruyen como felices vendedores de flores en las esquinas de las calles. Considerando las necesidades del ejército, no estoy haciendo juicios acerca de si es bueno o malo. ES UN HECHO que los hombres sufren efectivamente un lavado de cerebro. Los que no se someten son despedidos o pasan gran parte de su tiempo en el calabozo.
Proceso de decognición

Una vez se ha efectuado la conversión inicial, las sectas, servicios armados y grupos similares no pueden tener dudas acerca de sus miembros. Los miembros deben responder a las órdenes y actuar como se les dice, de lo contrario son peligrosos para el control de la organización. Esto se consigue por medio de las tres etapas del proceso de decognición.
El primer paso es LA REDUCCIÓN DE LA ALERTA: Los controladores causan un mal funcionamiento del sistema nervioso, haciendo difícil la distinción entre fantasía y realidad. Esto se puede llevar a cabo de diferentes maneras. La DIETA POBRE es una de ellas; cuidado con las galletitas y las píldoras de glucosa. El azúcar estropea el sistema nervioso. Más sutil es la DIETA ESPIRITUAL usada por muchas sectas. Comen solamente vegetales y fruta; sin la ayuda de las legumbres, frutos secos, semillas, lácteos, pescado y carne, el individuo queda mentalmente “lento”. SUEÑO INADECUADO es otra forma primaria de reducir la alerta, especialmente si se combina con largas horas de trabajo o de intensa actividad física. Ser bombardeado con experiencias intensas y especiales consiguen el mismo resultado.
El segundo paso es LA CONFUSIÓN PROGRAMADA: La persona es asaltada mentalmente mientras se encuentra en estado de alerta reducida causada en el primer paso. Se consigue con un diluvio de información nueva, lecturas, discusiones en grupo, encuentros o sesiones cara a cara en los que usualmente el controlador bombardea al sujeto con preguntas. Durante esta fase de la decognición, la realidad y la ilusión a menudo se mezclan y una lógica perversa es fácilmente aceptada.
El tercer paso es LA DETENCIÓN DEL PENSAMIENTO: Se utilizan técnicas que hacen que la mente se quede “plana”. Estas son técnicas de “estado alterado de la conciencia” que inicialmente inducen la calma dándole a la mente algo simple en lo que fijar la atención. Manteniéndolo mucho tiempo se produce una sensación de euforia y finalmente alucinaciones. El resultado es la reducción del pensamiento y finalmente, si dura lo suficiente, la parada de todo pensamiento y el rechazo de todos y todo lo que no sean las directrices emanadas del controlador. La conquista es entonces completa. Es importante señalar que cuando los miembros o participantes son instruidos para usar las técnicas de “parada del pensamiento”, se les dice que se verán beneficiados por hacerlo: serán “mejores soldados” o “encontrarán la luz”.
Hay tres técnicas básicas usadas para detener el pensamiento. La primera es la MARCHA: el ritmo tump, tump, tump crea literalmente auto-hipnosis y por lo tanto gran susceptibilidad a la sugestión.
La segunda técnica es la MEDITACIÓN. Si alguien dedica cada día una hora y media a la meditación, después de unas pocas semanas hay muchas posibilidades de que no vuelva al estado beta de conciencia. Puede permanecer en estado alfa por tanto tiempo como continué practicando la meditación. No estoy diciendo que sea MALO, si lo hace por sí mismo. Puede ser muy beneficioso. Pero es un hecho que está provocando que su mente quede “plana”. He trabajado con personas que practican la meditación cuyos resultados electroencefalográficos son concluyentes: cuanto más medita alguien, más plana es su mente hasta que, finalmente y en especial si se utiliza conjuntamente con la decognición o en exceso, todo pensamiento desaparece. Algunos grupos religiosos ven esto como el Nirvana, pero eso es una tontería. Es simplemente un resultado fisiológico predecible. Y si el cielo en la tierra es realmente no pensar y no tomar decisiones, creo que debo cuestionarme para qué estamos aquí.
La tercera técnica para parar el pensamiento es CANTAR, y a menudo, cantar en la meditación. “Hablar en otras lenguas” puede ser también incluido en esta categoría.
Estas tres técnicas producen un estado alterado de la conciencia. Esto puede ser estupendo si UNO MISMO está controlando el proceso, porque uno mismo controla también las influencias que le llegan de fuera. Yo, personalmente, uso al menos una sesión programada de auto-hipnosis al día y sé qué beneficioso es para mi. Pero uno tiene que saber que usando esas técnicas hasta el extremo de permanecer continuamente en estado alfa, aunque uno sea muy maduro, también le hace más sugestionable.

Verdaderos creyentes y movimientos de masas

Antes de terminar esta sección acerca de la conversión, quiero hablar acerca de las personas que son más vulnerables a ella y acerca de los movimientos de masas. Estoy convencido de que al menos un tercio de la población es lo que Eric Hoffer llama “creyentes verdaderos”. Son seguidores… gente que quiere entregar a otros el poder, ser convencidos. Están buscando respuestas, sentido a las cosas y una iluminación que proceda de fuera de sí mismos.
Hoffer, que escribió “El verdadero creyente”, un clásico en movimientos de masas, dice “los verdaderos creyentes no pretenden potenciar ni mejorar su propio yo, sino que están deseando librarse de un yo no querido. Son seguidores, no porque deseen avanzar ellos mismos, sino porque eso puede satisfacer su pasión de renunciar a su yo”. Hoffer dice también que los verdaderos creyentes “están eternamente incompletos y eternamente inseguros”.
Conozco esto a través de mi propia experiencia. En los años que llevo comunicando conceptos y dirigiendo entrenamientos, he encontrado este tipo de personas una y otra vez. Todo lo que puedo hacer es mostrarles que lo único que se debe buscar es nuestro verdadero YO en nuestro interior. Sus respuestas personales han de encontrarse allí una y otra vez. Les comunico que la base de la espiritualidad es la auto-responsabilidad y el auto-mejoramiento. Pero muchos de los verdaderos creyentes me dicen simplemente que yo no soy espiritual y se van a buscar a alguien que les dé el dogma y la estructura que ellos desean.
Nunca debe subestimarse el peligro potencial que representa esa gente. Pueden ser convertidos fácilmente en fanáticos que mueran y maten encantados por su sagrada causa. Es un sustituto de su fe perdida en sí mismos y se ofrecen a sí mismos como sustitutos de la esperanza individual. La Mayoría Moral está construida con verdaderos creyentes. Todos los cultos están compuestos de verdaderos creyentes. Se los puede usted encontrar en la política, la iglesia, los negocios y los grupos que trabajan por una causa social. Son los fanáticos de todas esas organizaciones.
Los movimientos de masas tienen por regla general un líder carismático. Los seguidores quieren convertir a otros a su manera de vivir o imponerles un nuevo modo de vida, si es necesario haciendo leyes que obliguen a los demás a adoptar su punto de vista, como se evidencia en las actividades de la Mayoría Moral. Esto significa forzar con armas o con castigos, en realidad esta es la base que subyace en las obligaciones legales.
La existencia de un enemigo común, un demonio, es esencial para el éxito de los movimientos de masas. Los renacentistas cristianos tenían a Satán en persona, pero eso no era suficiente: han añadido lo oculto, los pensadores de la Nueva Era y, por último, a todos los que se oponen a su mezcla de iglesia y política, como se evidencia en sus campañas políticas contra todos los que no están de acuerdo con sus opiniones. En las revoluciones, el demonio es generalmente el poder establecido o la aristocracia. Algunas empresas de potencial humano son demasiado listas para pedir a sus miembros que se afilien a ellas, etiquetándose a sí mismos de ese modo como secta, pero, si miramos detenidamente, nos damos cuenta que el demonio es todo aquel que no ha seguido su entrenamiento.
Hay movimientos de masas sin demonios, pero esos nunca llegan a mucho. Los Verdaderos Creyentes son gente mentalmente desequilibrada e insegura, o personas sin esperanza o sin amigos. Gente que no busca aliados para amar, pero si para odiar o para obsesionarse con una causa. Y los que desean una nueva vida y un nuevo orden de cosas sienten que las viejas maneras deben de ser eliminadas antes de que su nuevo orden pueda ser construido.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: