AstronDivinorum

Husmear el pasado,Vivir el presente,Adivinar el futuro.

Los ciclos de Alexandre Deulofeu”Matemática de la historia”

Posted by astrondivinorum en 31 octubre 2010

Alexandre Deulofeu y Torres nació en L’Armentera en 1903, pero creció y vivió en Figueres, donde moriría en 1978. Según la solapa de uno de sus libros, era “químico, historiador y violinista”, y la combinación de estas tres dedicaciones en una sola persona no podía sino dar lugar a una teoría singular. Los seres vivos nacen, crecen, llegan a la madurez, inician la decadencia y mueren con la misma precisión que encontramos en las leyes de la física y la química: Deulofeu llamó a este hecho “matemática biológica.” Más tarde decidió estudiar el pasado de las civilizaciones desde el mismo punto de vista, es decir, como si la historia se rigiera por leyes biológicas. El resultado de estas investigaciones es la obra Matemática de la historia, integrada por un conjunto de libros que convierten lo aparentemente fortuito y caótico devenir de las civilizaciones en una sinfonía bio-histórica que repitiendo los mismos movimientos a lo largo de los siglos, y que por tanto puede ser objeto de pronósticos rigurosos. Deulofeu preveía que la Matemática de la historia constara de veintidós dos volúmenes, pero finalmente se redujo a ocho porque temía no tener tiempo de completarla.

Según la ley matemática de la historia, que en estas líneas resumiremos de manera brutal, los imperios pasan por épocas de gran fraccionamiento demográfico, que duran siempre seis siglos y medio, y que se alternan con épocas imperialistas o de gran unificación, de una duración de diez siglos y medio. Al cabo de diecisiete siglos, pues, los pueblos han realizado el ciclo completo y se encuentran en el mismo lugar que al comienzo. Cada civilización pasa por las siguientes fases: un primer proceso de expansión agresivo, una gran depresión, un segundo proceso agresivo, un desastre militar seguido de una rápida recuperación, la plenitud imperial, una fase conservadora, una etapa de decadencia y la desintegración final del imperio.

Este proceso no tiene lugar en todo el mundo de manera simultánea. En Europa, el centro del movimiento del oriente al occidente mediterráneo, atraviesa la península Ibérica, llega después a las islas Británicas, pasa por los pueblos germánicos y finaliza en los países nórdicos y eslavos. Las transformaciones no tienen lugar de manera constante, sino mediante avances y retrocesos alternativos, que constituyen la “ley de los dos pasos adelante y un atrás”. Deulofeu representaba el ciclo completo en un sistema de coordenadas, donde el eje X era el tiempo, y el eje Y el grado de evolución. El gráfico se resolvía en una línea curva característica, que el historiador solía dibujar en la pizarra en sus conferencias.

Predicciones cumplidas

En 1951, la editorial Aymà de Barcelona publicó en castellano La matemática de la historia, síntesis y prólogo de los volúmenes que vendrían después. Este libro incluía una breve presentación de Francesc Pujols, en la que el filósofo explicaba que, entusiasmado por las renovadoras ideas de Deulofeu, había escrito un prólogo que superaba en longitud el libro que había de prologar, y que había decidido mantenerlo inédito hasta la publicación de la Obra Completa del historiador ampurdanés. Recordemos que en 1951 hacía sólo seis años que el Tercer Reich había sido derrotado, y dos que se había acabado el bloqueo de Berlín. Sin embargo, en la portada del libro de Deulofeu aparece un mapa de Europa con un solo topónimo, Berlín, del que se expanden amenazadoramente una serie de vectores que cubren todo el continente. En este libro, escrito en 1948, Deulofeu anuncia la desintegración de la URSS, la pérdida de las colonias inglesas y francesas y el dominio de Alemania, estado que según él tiene que vivir un régimen unitario o de plenitud imperial hasta aproximadamente el año 2200. El historiador, sin dejarse influir por la derrota del Hitler ni por la división de Alemania, aplicó las leyes matemáticas que había descubierto y hasta hoy nadie puede dudar que acertó sus predicciones.

Según la matemática de la historia, Alemania ha vivido la etapa de desastre militar y se encamina hacia la plenitud imperial, de hecho, repite el ciclo de Francia, y sabemos que el imperio francés no tardó en superar la derrota de Napoleón. Rusia, en cambio, a pesar de su victoria al final de la Segunda Guerra Mundial, estaba a punto de sobrepasar los 550 años de existencia y por tanto sólo se podía esperar que los pueblos eslavos vivieran un proceso de desintegración, como realmente ha sucedido.

Los volúmenes que forman la Matemática de la historia comenzaron a ser publicados en catalán el año 1967 por la Editorial emporitana, creada por el mismo historiador, y cuesta encontrarlos fuera de las librerías locales. Constituyen un repaso de todo el pasado de la humanidad, analizado a partir de las leyes y los ciclos descubiertos por el autor. Un apretado resumen de sus teorías fue publicado por la editorial Pòrtic en un libreto titulado La paz en el mundo por la matemática de la historia. Desde que estableció las leyes por primera vez, el historiador las aplicó con éxito en todos los periodos históricos, sin variar ni una coma; ya desde el primer momento insistió en una misma idea: “Mientras no se ha conocido la ley de la Historia, las luchas eran inevitables, porque nadie sabía cómo acabarían. Hoy, sin embargo, sabemos como han de acabar y, por tanto, es absurdo que, sabiendo de antemano los resultados, los pueblos se peleen . ” En el último libro de la serie publicado hasta ahora, La segunda oleada imperial en Europa, alerta sobre los peligros del imperialismo chino y anuncia que el poder centralizado desaparecerá en España hacia el año 2029. Es de suponer, sin embargo, que nadie se tomará en serio las profecías de un farmacéutico de Figueres, que además escribía en catalán y publicó la mayor parte de su obra en una editorial fundada por él mismo.

Teorías de Alexandre Deulofeu

Los ciclos de diecisiete siglos que enuncia la ley matemática de la historia no son sólo políticos, sino sociales, artísticos, filosóficos, científicos, ya que los diferentes momentos biológicos de las civilizaciones influyen en todos los niveles vitales y por lo tanto conllevan un determinado desarrollo cultural . Otra teoría original que debemos a Deulofeu, la que sitúa a Cataluña el nacimiento del arte románico, está muy vinculada a esta interdependencia entre política y cultura. Según el historiador, el románico nació en Sant Pere de Roda, y desde allí se fue expandiendo en círculos concéntricos hacia Francia y el interior de la Península, como explica en sus libros Catalunya, madre de la cultura europea , Cataluña, origen de la pintura medieval y Empordà-Rosellón, cuna de la escultura románica.

Las aportaciones de Alexandre Deulofeu son siempre innovadoras y amenudo utilizan conceptos multidisciplinares, que chocan con la rigidez de los especialistas más ortodoxos. En las bibliografías del final de sus libros, Deulofeu incluye filósofos y escritores junto a historiadores. De hecho, una de las principales aportaciones de este químico, físico, farmacéutico, historiador, músico y político es el espíritu abierto con el que se planteó el objeto de estudio. Por un lado, cuestionaba todas las teorías previas, y por otro, no le importaba utilizar fuentes consideradas por otros estudiosos poco dignas de crédito, como las del esoterismo menos abstruso. Deulofeu, autor de Química estructural (1937) y La energía atómica en el Servicio de la ciencia (1952), aborda sin prejuicios la obra de los alquimistas medievales, a los que considera no sólo precursores de los actuales, sino aún más evolucionados, los avances del nuestro siglo revelan que el saber alquímico no es tan distante de la ciencia como parecía hace doscientos años. Paralelamente, la concepción cíclica de la historia permite afirmar a Deulofeu que los egipcios conocían la electricidad y la energía atómica, como mostrarían algunos hallazgos arqueológicos, y que si leemos atentamente la descripción del Génesis, nos daremos cuenta de que el arca de Noé incluía un condensador eléctrico. Al igual que Pasteur, Alexandre Deulofeu creía que los procesos biológicos-incluyendo la historia-están regidos por influencias astrales.

Si el descubridor de la matemática de la historia no hubiera vivido en una ciudad que ya está suficientemente satisfecha con un genio local “Salvador Dalí”(nacido, para más desgracia, unos meses antes que el historiador) quizás habría tenido más predicamento. Pero Figueres es una ciudad pequeña, la posguerra fue muy larga ya nadie se le ha ocurrido todavía editar la obra inédita de Deulofeu, entre la que hay una historia del arte universal de medio millar de páginas. Salvo algunos países sudamericanos (particularmente Argentina, donde viajó poco antes de morir), nadie ha prestado mucha atención a las ideas de este hombre distraído, amante de Bach y del arte románico, que construyó una obra única en medio de la indiferencia general.

La Europa Futura

Libro «Catalunya i l’Europa futura» («Cataluña y la Europa futura») de Alexandre Deulofeu i Torres, editado en el año 1934 y reeditado el 1978. Páginas 297 a 300.

Capítulo XIX. ¿Cómo llegaremos a la confederación universal?

¿Cuál ha de ser la futura organización mundial? Evidentemente, una federación voluntaria de pueblos libres, dentro de la cual todos ellos tengan la misma categoría y, por lo tanto, la misma influencia.

¿Cómo podemos llegar? Evidentemente, por evolución natural, la cual se va ya realizando por dos caminos diferentes.

  • 1º. Por desintegración de los imperios y subsiguiente liberación de las nacionalidades sometidas, las cuales entrarán primero a formar parte de una federación parcial. Éste es el caso de la desintegración del imperio austro-húngaro, a consecuencia de la cual quedaron liberados los checos, los eslovacos y Hungría. Los primeros se unieron voluntariamente para constituir una República dentro de la cual cada uno de los pueblos goza de plena libertad. La Revolución rusa dió lugar a la creación de la Federación de Repúblicas Soviéticas. Otros pueblos, como Estonia, Lituania, Letonia, se hicieron completamente independientes, pero hoy ya se vislumbra la futura federación de pueblos bálticos. Continúan plenamente independientes Hungría, Polonia y Austria.
  • 2º. Los pueblos sometidos consiguen un régimen autonómico dentro del imperio, y éste lentamente va evolucionando hacia un régimen federal hasta anular absolutamente la preeminencia del pueblo que hasta entonces había ejercido la hegemonía. Ejemplos: En España observamos como el derrocamiento de la monarquía da lugar a la implantación de una república federable, en la cual, y en primer lugar, se declara en régimen autonómico Cataluña.

Hoy, nadie desconoce el movimiento nacionalista vasco, el cual acabará con un régimen autonómico para Vasconia y Navarra. Lo mismo pasará con Galicia, Valencia, Mallorca, probablemente con Aragón, y quizás con otros pueblos de España. Esta evolución solamente necesita tiempo para irse realizando.

En el momento que los pueblos autónomos lleguen a su plenitud, crearán una federación de repúblicas hispánicas, constituida por las repúblicas catalana, castellana, gallega, valenciana, mallorquina, portuguesa, o bien por subfederaciones como la federación catalano-valenciana-balear, federada a su tiempo con la galaico-portuguesa, castellano-leonesa, vasco-navarra, etc. Estas subfederaciones, dentro de las cuales las repúblicas tendrán un régimen de libertad, que será limitado por la propia voluntad, nombrarán los representantes respectivos para la constitución de un Parlamento general, que se reunirá alternativamente en las diversas capitales de las repúblicas, el cual se ocupará de los asuntos de tipo internacional que las federaciones parciales quieran otorgarle.

Lo mismo pasará probablemente en las Islas Británicas con Irlanda, Inglaterra, País de Gales y Escocia, y en Francia con la federación de repúblicas occitanas y las repúblicas de Bretaña, Normandía, Isla de Francia, etc., etc.

Estas federaciones, a semejanza de la U. R. S. S., tendrán un artículo que dirá: Las repúblicas federadas tienen el derecho a separarse cuando quieran de la confederación. Habrá desaparecido el concepto anticuado de patriotismo español, francés, etc. España y Francia y otras potencias decadentes serán substituidas por las agrupaciones de los pueblos federados. Como no existirán prejudicios patrioteros, lógicamente los pueblos tendrán tendencia a la supresión de los regímenes aduaneros, y lógicamente la federación ibérica, con las federaciones de otros países, tenderán a la constitución de un Parlamento común, en el cual estarán representados cada uno de los pueblos federados.

Ampliando la confederación, llegaremos al ideal supremo que consistirá en una multitud de pueblos libres, con sus gobiernos y Parlamento propios, y con un superParlamento, el cual estará constituido por un representante de cada una de las pequeñas repúblicas europeas, que tendrá como móvil fundamental el mantener la paz entre las nacionalidades confederadas.

¿Cómo evitaremos en absoluto la posibilidad de un conflicto armado? Muy sencillo. Cada república tendrá un servicio de orden público y este servicio estará a las órdenes del Parlamento general siempre que éste lo necesite. Pero se comprende que esto no sucederá nunca, por la sencilla razón que su fuerza será inmensa frente de cualquiera de los pueblos federados. En caso de divergencia entre dos Estados, la causa del litigio será llevada al Parlamento y será resuelta democráticamente según los votos de la mayoría. Se comprende que el fallo será acatado inmediatamente, por sentido democrático, y por tal como no habrá ningún Estado particular suficientemente fuerte para oponerse a todo el ejército internacional.

Fatalmente se llegará a la adopción de una lengua internacional. Se comprende que, ante la existencia de más de doscientas lenguas oficiales, se hará absolutamente imprescindible el uso de una lengua única en las deliberaciones del Parlamento general, la cual será el esperanto o bien cualquier otra lengua que no sea, con tal de evitar suspicacias, ninguna de las de los pueblos federados.

Europa avanza hacia un régimen político similar al comprendido en el gráfico entre los años 100-350 (a. J. C.), en la Edad Antigua, y entre los años 800-1500 en la Edad Media, con la diferencia que así como en estas etapas existían múltiples federaciones parciales y pequeñas nacionalidades completamente libres, sin un núcleo superior que regulase las divergencias, en la Europa futura existirá una Sociedad de Naciones verdadera, que imposibilitará los conflictos armados internacionales.

http://deulofeu.org

http://www.vicencpagesjorda.net

3 comentarios to “Los ciclos de Alexandre Deulofeu”Matemática de la historia””

  1. Es de suponer, sin embargo, que nadie se tomará en serio las profecías de un farmacéutico de Figueres, que además escribía en catalán y publicó la mayor parte de su obra en una editorial fundada por él mismo.
    Pues supones mal. Sus teorias son estudiadas en academias militares.

  2. Anónimo said

    […] […]

  3. […] Interesantísimo y sugerente artículo, cuyo enlace comparto: https://astrondivinorum.wordpress.com/2010/10/31/los-ciclos-de-alexandre-deulofeumatematica-de-la-his… […]

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: