AstronDivinorum

Husmear el pasado,Vivir el presente,Adivinar el futuro.

Archive for the ‘re-Educación’ Category

El Camino a Eleusis, Una Solución al Enigma de los Misterios

Posted by astrondivinorum en 12 febrero 2010

Los iniciados debían sufrir, sentir, experimentar ciertas emociones y estados de ánimo; no estaban ahí para aprender nada.
Aristóteles sobre los misterios eleusinos

Una tarde de Agosto de 1927, en las montañas de Catskills, Gordon Wasson y Valentina Pavlovna caminaban de la mano en medio de un bosque, disfrutando de su luna de miel, cuando notaron que a un costado del sendero había innumerables hongos de distintas formas, colores y tamaños. Valentina, de origen ruso, con cariño, con sacra ternura, los reconoció y los recolectó. Wasson intentó disuadirla, ¡Regresa, regresa acá! Son venenosos, hacen daño. Valentina reía. Sus festivas carcajadas sonarán por siempre en mis oídos. Al día siguiente, Wasson probó por primera vez los hongos. Sobrecogido por la reveladora experiencia y asombrado por la actitud opuesta que había manifestado el día anterior frente a su mujer, ambos comenzaron a investigar el trato que se le daba a los hongos en Inglaterra y en Rusia.
Los escritores ingleses rara vez los mencionaban y cuando lo hacían era relacionándolos con aspectos desagradables, ofensivos, con la putrefacción, la descomposición y la muerte. Los escritores rusos llenaban sus textos con hongos, siempre en un contexto afectuoso. Wasson dividió el mundo entre culturas micófilas (amantes de los hongos) y micófobas. Tras décadas de investigaciones sobre lo que llamó la etnomicología, descubrió que hace miles de años los hongos fueron objeto de devoción religiosa. Sus investigaciones en las culturas populares de los pueblos micófilos y los viajes que experimentó junto a su mujer, lo llevaron a establecer una relación entre los hongos y el conocimiento espiritual.
En 1955 en un viaje a México, con el fin de corroborar las anotaciones de los frailes españoles del siglo XVI sobre la ingesta de los hongos por los nativos, Wasson participó de una ceremonia conducida por una chamana, María Sabina. Fue el primer blanco del que se tenga registro que haya participado en una de estas ceremonias. Su intuición fue confirmada. Los hongos eran considerados entes divinos. Y el ritual buscaba abrir las compuertas hacia una relación con el todo como un ser viviente. Si en el primer viaje Wasson había relacionado su ingesta de hongos con una experiencia espiritual propia, en el viaje a México Wasson conoció la relación de los hongos con la cultura espiritual de un pueblo. De inmediato hizo el alcance: La utilización religiosa de los hongos en México eran la respuesta a los misterios Eleusinos celebrados en Grecia durante casi dos mil años. Su ingestión permite a uno contemplar con mayor claridad que la de nuestros ojos mortales, vistas que están allende los horizontes de esta vida; viajar por el tiempo, hacia adelante y hacia atrás, penetrar en otros planos de la existencia; incluso, como dicen los indios mexicanos, conocer a Dios.

El libro está dividido en tres partes. En la primera, Wasson cuenta la historia que lo llevó a relacionar el misterio de Eleusis con la ingesta de una sustancia enteógena. La segunda parte está escrita por el químico suizo Albert Hofmann, y en ella demuestra que los griegos pudieron haber obtenido a partir de un hongo que crecía en el trigo y la cebada, una sustancia de características similares al LSD: el cornezuelo, que los micólogos conocen como Claviceps purpurea.
En la tercera parte, el profesor de etnobotánica griega, Carl Ruck, intenta reconfigurar, a partir de una agobiante cantidad de citas, lo que se hacía al interior del templo en Eleusis. Como si revelara un secreto que había resistido todas las fuerzas de la historia, exhibe paso a paso el misterio que celosamente guardaron Platón, Aristóteles, Sócrates, Píndaro, Sófocles, Aristófanes, y todos los que viajaron a Eleusis.
Cada año, se iniciaban en los misterios, miles de personas de todas las clases, emperadores y prostitutas, esclavos y hombres libres. Sólo dos condiciones se les exigían (que hablaran griego y que no hubiesen cometido un asesinato) para comenzar con los ritos preliminares que duraban más de medio año. Eran los misterios menores y se realizaban en Atenas. Luego emprendían la peregrinación hacia Eleusis, por primera y única vez, para ver lo sagrado. Era una caminata de 20 kilómetros que comenzaba atravesando un puente demasiado estrecho para llevar un carruaje y en el que a sus costados hombres con máscaras insultaban a los peregrinos. Eleusis era una región sagrada por su afinidad especial con el reino de los muertos. La procesión pasaba simbólicamente la frontera entre los dos mundos: un viaje trascendental cargado de dificultades. Tras recorrer la Vía Sacra llegaban al telesterion, o sala de iniciación de los misterios mayores, donde algo se veía. Eso era todo lo que se podía contar sobre los misterios, el resto era un secreto o, simplemente, inexpresable (en el libro jamás se exponen las razones que hayan llevado a los griegos a mantener el secreto de los misterios eleusino). El telesterión era muy pequeño para permitir una representación teatral, y los griegos difícilmente podrían haber sido engañados con algún truco escénico. Además había síntomas físicos que acompañaban las visiones: miedo y un temblor de las extremidades, vértigo, náusea y sudor frío. Después de eso sobrevenía la visión.
Las investigaciones realizadas por Ruck lo llevaron a concluir que los griegos conocían sustancias embriagantes distintas al alcohol. De hecho no tenían una palabra para alcohol, ni tampoco sabían destilarlo. Lo más fuerte que podían obtener por fermentación natural era un vino de 14 grados. Sin embargo, los griegos solían beber sus vinos mezclados con agua. Había incluso vinos tan fuertes que para poder ser bebidos sin riesgo vital, debían diluirlos con veinte partes de agua, por cada una de vino. Y aun así podían producir diversos síntomas físicos: insomnio, alucinaciones, mareos o hilaridad. La razón de esto es que en la Antigüedad el vino, en casi todos los pueblos primitivos, no contenía alcohol como sustancia embriagante, sino que por lo general, era una infusión de toxinas vegetales en un líquido vinoso.
Destinadas para ceremonias religiosas, como los misterios de Eleusis, y más tarde utilizadas profanamente, las sustancias enteógenas no eran ajenas a la cultura griega. Un nuevo paradigma, el cristianismo, terminó por extirpar esas prácticas paganas. La fe pasaba a ser el exclusivo vehículo de las experiencias místicas.
Luego de tan reveladora investigación, quedan rondando algunas preguntas: ¿Habrá sido una revelación eleusina la que llevó a Platón a concebir un mundo de las ideas donde todo era perfecto, un mundo de esencias que se revelaba en oposición a éste de imperfectas materializaciones? ¿Es nuestra cultura occidental, hija de la civilización helénica, consecuencia de una cultura familiarizada con los enteógenos?
Por último una recomendación de Wasson: Si tiene la más leve duda, no pruebe los hongos.

El Camino a Eleusis, Una Solución al Enigma de los Misterios, Wasson, Hofmann, Ruck. México, Fondo de Cultura Económica, 1995.

El desarrollo de la fiesta era el siguiente:

-. Día 13: Como preparación de los Misterios, se llevaba a cabo una procesión de Eleusis a Atenas. Se sacaban las imágenes en procesión, se reunían los que querían iniciarse y el hierofante excluía a los que no podían hacerlo por no estar libres de delito.

-. Día 14: Los efebos llevaban los objetos sagrados al Eleusinion de la ciudad de Atenas.

-. Día 15: agyrmós (reunión). Primer día de los rituales, en los días anteriores sólo se hacían los preliminares. Los mystai (los que iban a ser iniciados) se reunían en Atenas. Se hacía la proclamación (prorresis) y, al grito de «aquí las víctimas», se sacrificaba el cerdo que cada mysta llevaba para que el animal muriese por él (el cerdo está consagrado a Deméter). Después al iniciado se le hacía sentarse sobre una piel de carnero (thrónosis) y, en silencio, era velado y purificado por medio del aire (haciéndole aire) y del fuego (acercándole una antorcha) y se le pasaba por encima de la cabeza la cesta mística (líkne)

-. Día 16: Se gritaba «al mar, mystai» y los iniciados se bañaban con los cerdos muertos.

-. Día 17: Epidaurias. Introducidas el 420 aC., conmemoraban la llegada de Asclepio a los misterios. Se reservaban para quien había llegado tarde. Había una procesión con un sacrificio y una pannychís (una procesión nocturna) en honor a Asclepio.

-. El día 18 se descansaba.

-. Día 19: Procesión de Atenas a Eleusis llevando los objetos sagrados. El recorrido se hacía por el Camino Sagrado (saliendo por la puerta sagrada) hasta Eleusis, donde se llegaba a la caída de la noche.

-. Día 20: Escolta de Iaco. Los iniciados partían, guiados por el dios Iaco (un epíteto de Dioniso) que era llevado por un sacerdote. Se rememoraba, así, las penalidades de Deméter buscando a Core. Cerca ya de Eleusis, cruzaban el puente sobre el río Cefiso (gefyrismos: «paso del puente») donde los peregrinos eran objeto de burlas e insultos por parte de la gente que se reunía junto al puente con este propósito. Después de este ritual, encaminado a alejar los malos espíritus, se llegaba al santuario donde Iaco era acogido con gran aclamación y los iniciados bailaban en la plaza Caliroco («de las bellas danzas») en honor de Deméter y Core.

(Desconocemos cuándo los iniciados ayunaban y bebían el kykeón, bebida hecha con agua, harina y poleo, símbolo de la vida civilizada introducida por Deméter a través del cultivo y el consumo del cereal.)

-. Día 21: Tenían lugar los ritos secretos (parte de los Misterios que pertenece al campo de la hipótesis y de la conjetura) De noche, los iniciados entraban en el santuario, donde tenían una serie de experiencias místicas: «veían» a la diosa sentada en la «Roca sin Alegría» (agelastos), escuchaban sus lamentaciones… Al llegar al telesterion, sala del santuario donde debía producirse la epifanía de las dos diosas, depositaban los cerdos en los mégara (subterráneos). Después salían en peregrinación buscando a Core. Con la cabeza cubierta para que no viera nada, cada mysta era guiado por un mystagogos mientras el hierofante golpeaba un gong llamando a Core. Su regreso no podía ser visto por los iniciados: «aparecía» delante de su madre, se abrazaban y se dirigían al telesterion. Allí, los epoptai (iniciados de segundo grado: «los que ya han visto») entreveían a madre e hija, entraban y aparecía el hierofante respaldado por la luz de centenares de antorchas. Los iniciados, con la cabeza ya descubierta, entraban. Las diosas serían visibles a los iniciados, aunque por poco tiempo. Abandonaban la sala los mystai y, entonces, los epoptai recibían una visión especial: la espiga, símbolo del don de Deméter, de la cultura y de la civilización.

-. Día 22: Había un sacrificio de bueyes y cerdos a Deméter y Core.

-. Día 23: Los iniciados volvían a Atenas.

-. Día 24: El día después de los Misterios, se celebraba en Atenas la reunión de la Boulé en el Eleusinion.

Fuentes: Enteogenesis , Los Misterios Eleusinos

Anuncios

Posted in Albert Hofmann, Alucinogenos, Chamanismo, Curacion, Enteógeno, espiritualidad, Libros, LSD, re-Educación | Leave a Comment »

Cuentos de la Selva ll –

Posted by astrondivinorum en 1 febrero 2010

Castaneda desaparece
Editado en catalán en: “Revista d’Etnologia de Catalunya” -núm. 15, noviembre de 1999, págs. 120-127-por el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Barcelona

Es difícil escribir algo nuevo sobre el universal Carlos César Castaneda Arana, sin que resulte una simple invención, una interpretación personal del articulista o sin que sea una crítica o una mitificación, de las que oscurecen cualquier realidad. Vamos a tratar, pues, de realizar un pequeño recorrido por su biografía reciente hasta donde los hechos verificados lo permitan. A partir de ahí, cada cual haga sus libres interpretaciones de lo que se le presente. Algunos de los datos que siguen han sido tomados de las investigaciones que Edith Stanley, Patrick Kerkstra y Scott Glover, investigadores del periódico norteamericano Los Angeles Times, han realizado sobre la reciente muerte de Castaneda.


Su vida

El universal autor conocido bajo el nombre de Carlos Castaneda, autodenominado brujo seguidor de las tradiciones chamánicas de los indios yaqui, norteamericanos, murió el 27 de abril de 1999 en Westwood, EE.UU., según comunicó su abogada Deborah Drooz, la cual se presenta como amiga del escritor y ejecutora de su testamento.
A pesar de la espesa neblina y misterio -voluntariamente esparcidos- que envuelven la vida de Carlos Castaneda, se sabe que emigró a los EE.UU. en el año 1951, y se dice que había nacido el día de Navidad del año 1925 en Sao Paulo (Brasil) o en Cajamarca (Perú), dependiendo de los relatos autobiográfícos que se quieran creer. Es muy probable que se tratara del hijo de alguna familia sudamericana que emigró a los EE.UU. a estudiar. En este sentido algunas voces, a mi juicio bastante autorizadas, afirman que su núcleo familiar tenía origen catalán y que su apellido real era Castañeda, apelativo bastante difundido en algunas comarcas catalanas que viene a significar “bosque de castaños”, pero que al emigrar de Sudamérica a los EE.UU., y ante la ausencia del sonido y la grafía “ñ” en inglés, perdió su Castañeda familiar en favor de su nuevo Castaneda.
Por su parte, nuestro autor era un mentiroso y un tramposo sin límites y nunca arrepentido de ello, de ahí que la comunidad científica jamás le haya prestado una seria atención, a pesar de que en muchos momentos afirmó y reiteró que lo que relataba era cierto y que no había fantasía en ello. No obstante, y a pesar de que se diera crédito a sus narraciones, lo cierto es que los detalles de su biografía -tan rebuscados por investigadores detractores como por mitómanos seguidores- son una suma de puras hipótesis oscurecidas con toda meticulosidad. Nada está claro, empezando por la fecha de su fecha de nacimiento o por el lugar donde aconteció. Incluso hay serias dudas sobre la veracidad oficial de su nombre. Uno podría pensar que se trata justamente de la estrategia del brujo, que tantas veces él mismo había repetido en sus libros, para escapar al enquilosamiento de un pasado que va formando una costra encima de uno y cada vez le impide más vivir como un guerrero. También se podría pensar que una persona como Castaneda se muestra elusivo ante la prensa y ayuda a forjar su propio mito haciendo desaparecer sus huellas del pasado hasta en los más mínimos detalles, pero que en algún nivel de su intimidad aparece un Carlos desenmascarado, pero resulta que no, que incluso alguien tan próximo a nuestro autor como el psicólogo Richard Yensen me comentó, cuando estuvimos juntos hace unas semanas, que Castaneda era un mentiroso permanente, que uno nunca podía fiarse de lo que decía. “Gran parte de la mística castanediana se basa en el hecho de que, ni tan sólo sus más íntimos amigos están seguros de quien es”, escribió su ex-esposa Margaret Runyan Castaneda, en un memorial que se publicó en el año 1997 a pesar de que el propio Castaneda trató de impedir que se editara. Así pues, nadie puede esperar que la academia de científicos, preocupados por la verdad objetiva, mostrara la menor disposición a creer o a verificar algo salido de la pluma de un supremo mentiroso de los únicos aspectos comprobables de su propia vida.
Con independencia de quien fuera ese hombre, de su nombre de pila y lugar y fecha de nacimiento, lo cierto es que nuestro autor consiguió galvanizar y catalizar la atención mundial hace unos treinta años. Ya es ampliamente sabido que como trabajo final para obtener el título de doctor en antropología en la Universidad de Los Ángeles, Castaneda hizo lo que tantos estudiantes de antropología al acabar la carrera: escogió un tema, un lugar y una etnia sobre la que realizar la investigación necesaria para la Academia, pero lo que salió fue el rememorado viaje al desierto de Arizona, en México. Su intención inicial -si hemos de creernos su relato- se centraba en buscar y estudiar los efectos de determinadas plantas medicinales de uso tradicional entre los pueblos que habitan este árido y ancho rincón de mundo. Pero el destino nunca perdona: se paró en una ciudad fronteriza con el desierto de Arizona y allí, en la misma parada de autobuses de la compañía Greyhound, la más popular de los EE.UU., comenzó el cambio que le llevaría a transformarse como persona, a él y a una buena parte de la juventud occidental. Una vez situado y sin saber lo que le deparaban los hados, en esta terminal de autobuses se encontró con un anciano indio de la etnia yaqui, supuestamente llamado Juan Matus, Don Juan, que decía provenir de Sonora, México. Si hemos de seguir creyendo la historia narrada por Castaneda, este anciano resultó ser un chamán que consumía plantas enteógenas, y las que usó para iniciar a su alumno y adentrarlo en un mundo oculto que sobrevivía desde hacía más de 2 000 años.
Bajo la dura, firme y sabia tutela del entrañable Don Juan, que duró a lo largo de bastantes años, nuestro autor experimentó los efectos del peyote, de diversas semillas enteógenas y de hongos probablemente psilocíbicos, conociendo vivencias y momentos de éxtasis supremo pero también de dolorosos y oscuros infiernos de pánico. Todo ello en un intento por conocer y vivir lo que denominó estados no ordinarios de realidad. Vagando por el desierto junto a su guía y maestro psicológico y etnobotánico (justo en las catalogaciones botánicas, lo único que se puede observar desde fuera, es donde Castaneda falla más), el antropólogo declaró haber visto insectos gigantescos, haber aprendido a volar con su nuevo pico, haberse transformado en cuervo y que finalmente, había triunfado en el propósito de alcanzar un nivel superior y más refinado de consciencia, en ser un hombre de conocimiento como lo era Don Juan.
Su tesis, publicada el año 1968 por la Universidad de California, se convirtió pronto en un éxito literario internacional. En ella tocaba la fibra adecuada y en el momento justo de la cresta de la ola de la joven cultura norteamericana de los años 1960, consumidora de substancias psicodélicas y románticamente enamorada de sus puros y sabios indígenas. El estilo de la obra inicial de Castaneda, estilo que ya nunca dejaría, era una curiosa y sugerente mezcla de alegorías universales, antropología, parapsicología, alquimia y filosofía budista, y -probablemente- una buena dosis de ficción. En mi opinión también hay una buena dosis de las enseñanzas que a principios de siglo difundiera G. Gurdjieff y su propio discípulo aventajado Ouspenski. Así fue como su primer libro, Las enseñanzas de Don Juan. Una vía yaki hacia el conocimiento, convirtió al anciano personaje de Don Juan en un nombre más que reverenciado entre los jóvenes y a Castaneda en un auténtico símbolo cultural.
En uno de los pocos artículos escritos sobre él y en el que Castaneda cooperó, publicado por la revista Time en 1973, se decía que: “para las decenas de miles de lectores (de Castaneda), jóvenes y ancianos, el primer encuentro de Castaneda con Juan Matus (…) es un hecho literario mejor conocido que el encuentro entre Dante y Beatriz a las orillas del Arno”… Efectivamente, así es. Después de tal impresionante debut literario, nuestro autor continuó produciendo éxitos de ventas tales como Una realidad aparte, Viaje a Itxlan y Relatos de poder. A raíz de ello, y dado el carácter entre pueril e impetuoso que caracteriza a nuestros vecinos del otro lado del Atlántico, una multitud jóvenes y de no tan jóvenes se precipitó hacia México esperando convertirse en nuevos alumnos echados a los sabios pies de Don Juan, los periodistas se pusieron a investigar la vida de este brujo y de su ya afamado discípulo… pero el anciano indio yaki no aparecía por ningún lado -al revés de lo que había sucedido con la chamana María Sabina.. Ello dio origen a especulaciones sobre la realidad de lo narrado en los libros de Castaneda, no faltando quien lo acusara de ser el autor de un ingenioso y bien elaborado camelo que no respondía a la realidad étnica y tradicional que se anunciaba. La crítica escéptica tuvo un buen representante en Joyce Carol Oates, reputado autor, quien dio la vuelta a los argumentos de veracidad, preguntándose en 1972 “¿Hay alguna posibilidad de que estos libros no sean de ficción? Todo el mundo los acepta como estudios antropológicos pero a mi me parecen unas remarcables obras artísticas, al estilo de Hesse cuando escribía sobre la iniciación del joven en otro tipo de realidad. Están bellamente construidos, el diálogo es impecable, el personaje de Don Juan es inolvidable y todo disfruta de un gran ritmo novelístico”. No puede ser realidad. Por su parte, el prestigioso antropólogo C. Geertz, dijo también que: “por ahora sus libros carecen de presencia alguna en el campo de la antropología”, en el sentido de que, a pesar de la gran popularidad obtenida, ningún profesor universitario y serio de antropología recomendaría esos textos a sus estudiantes. No obstante, ni la tendencia de Castaneda por mentir ni la más que cuestionable existencia real de Don Juan han hecho disminuir en ningún momento el entusiasmo de sus admiradores. En este sentido, Joshua Gilder, redactor de la Saturday Review, afirmó que no es necesario creer y tener fe para sentirse arrastrado por la narrativa de Castaneda, se trata de la reelaboración de mitos universales: obran un efecto extraño y maravilloso que está más allá del reino de las creencias. Es algo que solo un genio puede producir.
A pesar de tanta crítica -o justo debido a ella- en los últimos días de su vida, Castaneda insistió firmemente en que los hechos por él narrados en sus libros no tan solo eran reales sino que estaban meticulosamente documentados. También lo repitió ante las 400 personas que asistieron a un seminario impartido por él mismo en Anaheim, en el año 1995: ahí afirmó y reiteró que él no había inventado nada, que no estaba loco.
A mi juicio, y después de los años que he dedicado a la investigación de los enteógenos, a sus efectos y a la importancia que tienen en toda cultura humana, creo no equivocarme al afirmar que en estos campos del quehacer humano es muy, muy arriesgado decir que algo es real o que no lo es. Los efectos que producen las substancias psicoactivas tienen muchos matices de gris. En este sentido, hace años tuve la sensación -y con el tiempo se ha ido afirmando en mi interior- , de que la gran trampa de Castaneda, su gran mentira, no es lo que narra sino cómo lo relata: cuando se autoexperimenta con plantas enteógenas, uno ve mundos no ordinarios, pero también es cierto que no conozco a nadie en su sano juicio que afirme que tales mundos están realmente fuera del propio sujeto. Son mundos interiores a pesar de que, muy a menudo, tengan algún tipo de reverberación o empatía con el entorno. Es así como, para referirse a estas dimensiones de nuestro universo psíquico, es necesario e imprescindible usar metáforas lingüísticas. No en vano todas, absolutamente todas, las religiones anuncian sus verdades y descubrimientos en forma metafórica: el Tao de los budistas es innominable, lo mismo que el Uno de los cristianos, y para referirse a estas existencias trascendentes no queda más remedio que usar imágenes metafóricas. Creo que Castaneda hacía trampa cuando ponía las metáforas en boca del inefable Don Juan pero no anunciaba que la forma de explicar sus experiencias era también una metáfora. A menudo, en mis experiencias con ayahuasca, san pedro u otros enteógenos uso esas mismas formas expresivas (he volado por…, he visto…, he sentido la inmensidad…, he muerto…, mi cuerpo se transforma…) y si no anunciara que se trata del efecto de un enteógenos sobre mi propia mente, es probable que unos me tomaran por un demente y otros por un profeta, como a Castaneda.

Su muerte

A pesar de todo lo anterior, nuestro autor merece que se le aplique con todos los honores la máxima castellana de genio y figura… ya que su misteriosa vida de brujo se refleja también en su muerte.
La causa declarada de su silenciosa y anónima muerte fue un cáncer de hígado. Como mínimo externamente, murió en consecuencia a su vida de las últimas décadas y al contenido de sus enseñanzas: apartado del mundanal ruido, sin publicidad ni cámaras, en el más escrupuloso, libre y perfecto anonimato. De él no se tienen fotografías de menos de cuarenta años de antigüedad ni grabaciones de ningún tipo, ya que cuidaba muy mucho de que, en sus escasísimas apariciones en público, nadie registrara su voz ni fotografiara su imagen: de aquí la sorprendente foto que apareció en los periódicos de finales de junio para anunciar su muerte, retrato tomado el año 1951 en el que se ve un hombre de cara redonda, peinado de postguerra y todo ello de una calidad técnica ínfima. Un brujo, afirmaba Castaneda, nunca mira su pasado y estos sistemas para congelar la imagen de una persona frenan la evolución interior del guerrero.
Tampoco -según parece- se realizó funeral alguno. Su cuerpo fue incinerado en los EE.UU. y luego se esparcieron sus cenizas en México, de acuerdo a lo que figura en los registros de la morgue de la ciudad norteamericana de Culver. No obstante, tampoco estos datos tienen nada de fiable ya que ni tan solo su certificado oficial de defunción está libre de ambigüedades y falta de información. En él, y según el periódico Los Angeles Times, se dice que su ocupación laboral era la de profesor en la escuela del distrito de Berverly Hills (Beverly Hills School District), pero ninguna escuela de este distrito tiene registrado ni archivo alguno de que Castaneda enseñara ahí. También se ha dicho que nuestro autor carecía de familia, pero en el certificado de defunción aparece el nombre de una sobrina, Talia Bey, que resulta que es la presidente de la compañía Cleargreen Inc., la empresa que organizaba los seminarios de Castaneda sobre “tensegridad”, una moderna y algo deshilachada versión de las supuestas prácticas chamánicas para obtener energía, de las que una parte proviene claramente del yoga, otra de las artes marciales y aun otra parte de ejercicios ergonómicos. A pesar de ello, no ha sido posible localizar a T. Bey para que añadiera más información sobre el tema.
En este mismo sentido, es sorprendente que en el documento oficial de defunción, según Los Angeles Times, Castaneda aparece consignado como Nev. Married, “Nunca estuvo Casado” cuando, en cambio, se sabe de su matrimonio con Margaret Runyan Castaneda, procedente de Charleston (W.Va.), que duró entre los años 1960 y 1973, y del que nació un hijo no reconocido por Castaneda, ni bajo juramento ante un tribunal. Este supuesto hijo tiene ahora 36 años y vive en Atlanta. No para de reclamar ser el descendiente del afamado autor y para ello afirma tener un certificado de nacimiento en que el figura Carlos Castaneda como padre. No obstante, nada de ello está realmente aclarado a pesar de las investigaciones realizadas por E. Stanley, P. Kerkstra y S. Glover. La nube se cierra a su alrededor.
Cuando, hace unas semanas se pidió información sobre la muerte de Castaneda a su presunta ex esposa, M. Runyan de 76 años, ésta respondió que nadie le había informado, que no sabía nada, pero que él ya estaba preocupado por su muerte desde años atrás, afirmaba que iba a ser la mejor experiencia de su vida. En 1995, mientras impartía el seminario en Anaheim, nuestro autor declaró en público que: “…todos nos estamos enfrentando al infinito, tanto si nos gusta como si no ¿Por qué no lo hacemos mientras estamos débiles, cuando estamos con la salud quebrada o cuando estamos moribundos? ¿Por qué no cuando nos sentimos fuertes? ¿Por qué no ahora mismo?” En cambio, contrastando con estas explícitas declaraciones de hace tres años está su postura de cuando lo entrevistaron para la revista Time en el año 1973; entonces se mostró mucho más sucinto al tratar el tema del final de la vida desviando la atención del periodista hacia un graffiti que había en un muro de Los Angeles en el que se decía: “La muerte es el subidón más fuerte de todos. Por eso nos lo reservan para el final”.
Nuestro ínclito autor ha dejado un testamento que debe ser leído y validado a lo largo del mes de julio en Los Ángeles, y un dudoso certificado de defunción: perfecto final para una vida impecablemente brumosa. Las pocas personas que podrían salir legalmente beneficiadas de sus abundantes y jugosos derechos de autor fueron avisadas de la muerte de Castaneda por su abogada Deborah Drooze, pero nadie lo dijo a la prensa ni a ningún otro medio de comunicación hasta el día 18 de junio (había muerto el 27 de abril). Por su parte, la médico que atendió Castaneda en sus últimos respiros, Angelica Dueñas, no se sabe que haya hablado absolutamente con nadie en referencia a este tan secreto paciente. Incluso aquellas personas que, según parece, tenían a nuestro autor como a uno de sus buenos amigos no supieron nada acerca de su óbito y, cuando más tarde les fue comunicado tampoco gastaron ni un instante para dar a conocer la muerte de su amigo a nadie. Este fue su tributo a Castaneda y a su menosprecio por la publicidad, respetándolo y prescindiendo de la dimensión de realidad en pueda hallarse el autor.
Michael Korda, autor y editor que publicó algún libro de Castaneda en la editorial Simon&Schuster declaró que él mismo había adoptado como práctica habitual en su vida no discutir nunca ni con nadie relacionado con la industria de los medios de comunicación sobre Castaneda, y menos aun sobre su defunción. Tampoco Tracy Kramer, agente literaria de Castaneda en Los Angeles, ha devuelto ni una sola de las llamadas recibidas que preguntaban o comentaban algo sobre el mismo tema. En lugar de ello, se ha limitado a citar los mismos textos de Castaneda: “de acuerdo a la tradición de los chamanes de su linaje, Carlos Castaneda dejó este mundo en plena consciencia”.
Como muy corto resumen de su vida pues, sólo me atrevo a añadir que Castaneda fue el autor de diez libros traducidos a diecisiete idiomas, libros que han causado un auténtica revolución en el pensamiento occidental de la segunda mitad del siglo XX. Algún observador norteamericano ha afirmado que fue el primer y principal ideólogo de la denominada Nueva Era, pero en mi opinión, quien ha leído con atención sus libros probablemente aceptará que en ellos hay la posibilidad de embuste, de fantasías trenzadas extraordinariamente bien y otras virtudes y cualidades, o bien lo contrario, pero -por lo menos desde la vieja y ya curtida Europa- se hace difícil ver en el brioso y masculino Castaneda un abanderado de la algo fofa Nueva bobEra. No creo que él lo aceptara.
En todo caso, el tema no está en si es cierto o no, en un sentido físico, el contenido de sus relatos, sino en lo tremendamente sugerente de sus libros, en lo que obran sobre los lectores y en el espacio mítico que ocupan en la realidad actual ¿Alguien se preguntaría si existió un Edipo de carne y hueso para corroborar la veracidad del mito o metáfora usado para explicar nuestras dependencias psicológicas maternas? ¿Verdad que no…?

Josep Mª Fericgla
Dr. en Antropología

Posted in Alucinogenos, ayahuasca, Carlos Castaneda, Chakras, Chamanismo, Ciencia, Curacion, DMT, Enteógeno, espiritualidad, L.S.D, Libros, LSD, Mushrooms, re-Educación | Leave a Comment »

Cuentos de la Selva – Carlos Castaneda

Posted by astrondivinorum en 25 enero 2010

Documental de la BBC sobre la figura del antropólogo más famoso y controvertido de todos los tiempos: Carlos Castaneda.

Hace un tiempo, la BBC emitía un documental sobre la polémica figura de Carlos Castaneda. Seguido por miles, odiado por otros tantos, su figura es indispensable para comprender los movimientos sociales que tuvieron en él a una de sus figuras más consolidadas. Las aventuras relatadas con Don Juan y sus experiencias con las drogas psicotrópicas, son parte integrante de una sociedad que vio en las drogas o en el acrecentamiento de la conciencia, una vía para ampliar la barrera perceptible de lo establecido.

Dejando aparte las consideraciones sobre su figura, el contenido de las ideas y postulados que le han llevado hasta este momento, ha dado alas a miles de jóvenes para cuestionar la realidad como la conocemos, la figura social que todos mantenemos y la posibilidad de ampliar los parámetros sobre lo que se puede o no saber sobre lo que muchos sólo podemos soñar algunas veces.

El programa de la BBC recoge entrevistas y comentarios de muchos de aquellos que alguna vez estuvieron cerca de él, de detractores y de las opiniones más fácilmente disponibles para cualquiera que se moleste en recopilar datos por Internet, sin entrar en demasiada controversia sobre el asunto en cuestión.

Vi el reportaje y efectivamente me pareció que abarca someramente la filosofía de Castaneda y se enfoca más en descalificaciones personales para tratar de menoscabar su imagen. Los argumentos del antropólogo que decía haber notado una contradicción en los libros de Castaneda son realmente irrisorios. ¿Acaso no sabe que Don Juan por esencia misma tenía una personalidad oscura y lúdica al mismo tiempo?

Posted in Alucinogenos, ayahuasca, Carlos Castaneda, DMT, Enteógeno, Mushrooms, Onironauta, re-Educación, Vídeos | 2 Comments »

BLUEBERRY. LA EXPERIENCIA SECRETA

Posted by astrondivinorum en 24 enero 2010

Ayahuasca DMT trip

“Se trata de un western sobrenatural”, apunta Jan Kouen, director de Blueberry. “Un western porque esta película, que se ha inspirado en dos historias de cómic La mina del alemán perdido y El fantasma de las balas de oro, de la saga creada por Jean Giraud y Jean-Michel Charlier, posee todas las características del género. La acción transcurre en escenarios naturales típicos del western; espacios desérticos infinitos y el esplendor sobrecogedor de los cañones americanos.” Jan Kouen rodó la mayoría de los exteriores en México, incluyendo la épica escena del ataque de los indios, a menudo en condiciones tan duras que la improvisación tuvo que convertirse en método…

“También es una historia sobrenatural porque trata sobre esa dimensión mítica y espectacular llamada chamanismo, una práctica religiosa con más de un milenio de antigüedad, muy extendida entre un gran número de grupos étnicos en todo el mundo, particularmente entre los indios americanos. Un chamán es al mismo tiempo sacerdote y curandero. Merced a ciertas técnicas, como el uso de plantas medicinales, por ejemplo, puede acceder a estadios especiales de conciencia y penetrar en el mundo espiritual, poblado por aquellos que ya han muertos y los espíritus de la naturaleza.”

En esta película, Jan Kounen ha intentado plasmar del modo más fiel posible, las visiones inducidas por ese estado tan particular de conciencia. “Dicho esto,” añade Jan Kouen, “ellos, los indios, dirían probablemente que esta película es– ¡ficción realista!”

Posted in Alucinogenos, ayahuasca, Chakras, Chamanismo, DMT, Enteógeno, espiritualidad, Fractalidad, Onironauta, re-Educación, Vídeos | Leave a Comment »

Enfoques Chamanicos para El OVNI

Posted by astrondivinorum en 20 enero 2010

Posted in Alucinogenos, Chamanismo, Control HiperDimensional, DMT, Enteógeno, Fractalidad, Mushrooms, re-Educación, Terence Mckenna, Vídeos | 2 Comments »

Chris Conrad "Nadie murió por fumar marihuana"

Posted by astrondivinorum en 11 enero 2010

Programa de Internet TV INFORME PSICOACTIVO  con Chris Conrad en Argentina “Marihuana Medicinal y Cáñamo Industrial”.

[Entrevista a Chris Conrad] “Nadie murió por fumar Marihuana” 

 “En 1998, un estudio demostró que la marihuana es una de las sustancias terapéuticas más activas para el hombre, y que es más saludable que la papa o la aspirina”, sostiene el escritor y activista estadounidense Chris Conrad, experto consultor de la Suprema Corte de Justicia de California y autor del libro Cannabis para la salud.

En su primera visita a Buenos Aires, donde dio charlas sobre el tema, él y su mujer Mikki Norris, directora de la Campaña de Consumidores West Coast Leaf,  dieron su visión acerca de la legalización y lo que creen que los padres deberían explicar a sus hijos sobre esa droga.

–¿Qué es lo peligroso de fumar marihuana?

Ch. C.: –La mayoría de las consecuencias son psicológicas y dependen de cada persona. Si se consume demasiado, puede producir bronquitis, pero hay gente que fuma 14 gramos por día y no tiene problemas, salvo los 100 dólares que debe invertir para comprar semejante cantidad.

M. N.: –La gente que fuma mucho, puede transformarse en un poco paranoica. Eso pasa cuando, por fumar, les da hambre y comen demasiado, porque la digestión les puede llevar cerca de una hora. Entonces el corazón late más fuerte.

–¿Se puede comparar con el alcohol o el tabaco?

Ch. C.: –El cannabis es mucho menos peligroso. Nunca nadie murió a causa de la marihuana en la historia del mundo. Cuando la sociedad acepte el cannabis, habrá todavía menos problemas, porque más gente la usará en lugar de usar alcohol, que causa muchos inconvenientes físicos y también familiares. El único problema que vemos con la marihuana es que algunas vidas quedan destruidas por el sistema carcelario, que detiene a quienes la fuman.

–¿Es adictiva?

Ch. C.: –Físicamente no, pero puede convertirse en un hábito. Es menos adictiva que el café.

–¿Cuál es su uso medicinal?

M. N.: –Hay jóvenes enfermos de cáncer, o con desorden de atención, y la marihuana les calma los dolores y les permite focalizar. En los lugares que se logró la legalización medicinal, como California, la gente joven está menos interesada en consumirla. Lo toman como un asunto entre doctores y enfermos.

–¿Qué piensan del consumo en menores de edad?

Ch. C.: –La marihuana da placer, pero hay que usarla de un modo responsable. Lo peor es decirles a los chicos que usar marihuana los llevará a consumir otras drogas o mentirles en las consecuencias, porque después empiezan a consumir y adoptan estas identidades por una cuestión psicológica.

M. N.: –Nosotros creemos que es mejor educar a la gente joven acerca de que el cannabis es algo de adultos, como el sexo o tomar alcohol. Yo creo que podría ser legal a partir de los 18 años. Es importante que exista una educación honesta sobre drogas. Ahora tenemos una basada en el miedo.

–¿Está bien llamarla “droga”?

Ch. C.: –Yo llamo “droga” al café y al azúcar. Droga es cualquier sustancia que genere cambios en el comportamiento biológico. Llamarla así es un problema, porque para algunos es un sacramento religioso y para otros, un pasatiempo. Depende del contexto.

M. N.: –En la medida en que no estemos molestando a nadie, tenemos que tener ese derecho. Yo creo que debería estar controlada y que habría que pagar impuestos por ella, como con el alcohol. Así ayudarían a chequear el cultivo, sin pesticidas y contaminación, y sería mejor para la salud.

Fuente: el-durru.blogspot e informepsicoactivo.

Posted in Cannabis, Chris Conrad, Curacion, Energía libre, Enteógeno, espiritualidad, Marihuana, re-Educación | Leave a Comment »

Del peyote al LSD, Una odisea psicodelica

Posted by astrondivinorum en 31 diciembre 2009

Posted in Aldous Huxley, Alucinogenos, ayahuasca, Cannabis, Chamanismo, Ciencia, Curacion, DMT, Enteógeno, espiritualidad, John Lilly, L.S.D, re-Educación, Timothy Leary, Vídeos | 1 Comment »

Dan Winter, El efecto de las emociones

Posted by astrondivinorum en 18 septiembre 2009

Dan Winter ,(13 de Noviembre, 1952) es un respetado científico, ingeniero eléctrico, psicólogo, fisiólogo, filósofo, autor, músico, físico, inventor, programador e investigador polígrafo norteamericano.Conocido mundialmente por ser el primero en relacionar los fractales, con el origen de la gravedad y por sus teorías científicas y filosóficas, que nos muestran la ciencia que da origen a la conciencia.Entre sus teorías científicas, destacan los trabajos sobre los orígenes del color, los orígenes de los lenguajes antiguos y una magistral explicación de la relación que mantiene phi con nuestra biología (adn), nuestro planeta o el resto del Universo.

Dan Winter, nos sorprendió el otro día en La Contra con una entrevista que encabeza diciendo que las emociones pueden cambiar la genética. Ya hace años que la comunidad científica parece haber aceptado que las emociones tiene una repercusión importante en nuestro organismo, pero afirmar que modifican nuestra estructura genética es ir un paso más allá.

El científico estadounidense Dan Winter, inspirador de la película ‘Pi’ (1998), dio el día 28 de febrero de 2009 una conferencia en el CaixaForum de Barcelona para demostrar que la realidad está compuesta de geometría fractal, ya que todo está hecho de una misma sustancia, la energía, y está interconectado.

UN CIENTÍFICO INSPIRADOR

El director de la película ‘Pi’, (1998) Darren Aronofsky se inspiró en Winter para crear los dos protagonistas de ‘Pi’: Max, el matemático que cree que toda la naturaleza puede representarse mediante números y el judío hassidic, Lenny Meyer, que le enseña la matemática de la Torah y las espirales (beta) de las que todo está formado.De hecho esta película se hubiera tenido que decir Phi, fue un cambio de última hora en sus productores.

El numero phi caracterizado por la espiral logarítmica es la constante natural que existe en todo lo que vemos a nuestro alrededor.
Las teorías de Dan Winter son una constatación de que la ciencia está empezando a ampliar su mapa mental.

El efecto de las emociones

A través de los años, Dan ha realizado ponencias sobre la evolución de la conciencia, la geometría dorada y lo que él llama emoción coherente.Resultados publicados por el Doctor Glen Rein proporcionaron evidencias concluyentes apoyando las teorías de Dan sobre el corazón. Se midió, de una manera totalmente replicable, que el efecto de la ordenación coherente de los armónicos del corazón en los momentos de compasión o amor, causaban una repercusión en el trenzado (programación) de ADN. Explicado de una manera sencilla, lo que se descubrió, es que las emociones afectan directamente a nuestra genética. Esto es lo que se conoce por bio-retroalimentación.

Dan Winter es un científico transversal que busca profundas interconexiones entre todas las disciplinas ciencia, mitología, arquitectura, arte, matemática, biología, electrónica, etc. De esta manera aborda el tema de la conciencia,con un gran sentido a la hora de encontrar relaciones, Dan tiene un gran talento tanto en la poesía de su lenguaje como en el rigor científico de su mensaje.

El trabajo de Dan en años recientes se ha centrado en demostrar, con la ayuda de una sensacional variedad de gráficos por ordenador, la manera en que las ondas musicales asociadas con las emociones (llamado en inglés ‘sentics’), se vuelven geometría pura.

Visualización de la áurea

Winter explica que Konstantin Korotkov, catedrático de la Universidad de San Petersburgo,ha creado una máquina el GDV (visualización por descarga de gas) que ya se están utilizando más de 10.000 médicos y que permite ver el áurea de todo el cuerpo de una persona poniendo sólo en contacto la punta de los dedos.Ésta queda afectada por factores internos como los sentimientos pero también externos, como la alimentación, el lugar donde nos encontramos y cómo nos movemos.Un sistema que permite abordar un nuevo nivel del ser humano, el energético.

Dan Winter va incluso más allá e investiga que pasa con el áurea después de la muerte.Dan nos cuenta: “Cuando morimos, el campo eléctrico, o lo que llamamos vida, sale del cuerpo. Las constantes de Kluver (un científico que se dedicó a investigar las experiencias cercanas a la muerte).”

Cuando morimos vemos un patrón de simetrías compuesto por 4 figuras (constantes de Kluver) que se visualizamos en este orden:

1. Una rejilla
2. Una especie de telaraña
3. Un túnel
4. finalmente, una espiral

Lo que hemos descubierto es que estos cuatro pasos se corresponden con la geometría de pliegues de nuestro ADN. Las personas somos una comunidad de 3 billones de células, y probablemente cuando morimos nuestro campo electromagnético se va hacia el centro de cada una de estas células, donde se encuentra nuestro ADN, para luego salir de nuestro cuerpo.Donde llegue después depende del grado de fractal del entorno en que morimos y de nuestra preparación; puede llegar a cualquier punto del universo.

Definición de fractal

Una rosa, un helecho, una piña, las muñecas rusas …, es decir: el interior tiene exactamente la misma manera que el exterior, y eso es lo que produce la fuerza centrando, la implosión, lo que provoca que todo se mantenga alrededor de un centro, incluido nuestro campo electromagnético.En realidad, el fractal es el que genera la gravedad.

Dan nos explica que todo se pliega sobre sí mismo, y que sólo existe una manera que permite una compresión infinita. ¿A qué única manera se refiere Dan?.Yo pienso que se refiere a la Verdad, que es el norte último de toda forma de vida, porque la verdad supone una garantía de expansión y evolución mayor en el universo, representa básicamente más ventajas.Pero la verdad no es sólo un conocimiento, es también una forma y una forma que tiene que ver también con él lugar y tiempo donde te encuentras.Esta forma se comprime dentro de nosotros o de toda forma de vida y es lo que se almacena en el alma.(Alma viene de ánimo, porque el estado anímico afecta al adn y alma, de almacén para que esta información queda comprimida en nuestro adn).

Dan nos explica que hay formas en el mundo artificiales, anti-naturales, que no favorecen la vida, porque no son fractales, como por ejemplo edificio metálico y cuadrado.

Todo tiene la misma proporción desde un tornillo hasta las galaxias, desde nuestro propio cuerpo hasta los átomos, todo tiene la misma proporción: es el punto de unión de nuestro universo, el camino de la unidad, el número phi, todo está compuesto de espirales.

Pi es la constante que permite pasar de la línea al círculo, y phi nos permite pasar del círculo a la espiral, re-entrada en sí misma. Es lo que llamamos auto-conciencia.

Sabemos que una pirámide o un dolmen pueden afectar la germinación de semillas, e investigamos cómo crear un campo eléctrico que prevenga el envejecimiento …, lo opuesto a vivir en edificios y ciudades como los nuestros.Todos los edificios sagrados están construidos siguiendo la proporción áurea, de modo que generan un campo eléctrico que facilita el crecimiento, y eso hoy podemos medir.

Las enseñanzas espirituales son, en el fondo, enseñanzas electricas.Solo debemos crear entornos más fractales, comer comida fractal y hacer ejercicios que nos armonicen con el exterior, así nos llenaremos de vida y conciencia.

Una nueva teoría de la Gravedad

Entre sus múltiples proyectos, Dan está desarrollando una nueva teoría de la Gravedad. Él cree que las anidación re-cursivas en las geometrías de campos electromagnéticos generan implosión, o gravedad. Su teoría puede proporcionar pistas sobre cómo poder organizar ondas magnéticas largas para reparar el tejido gravitatorio y retener, de esta manera, la atmósfera de nuestro planeta, o sobre como poder dejar de usar la contaminante explosión para toda nuestra tecnología y empezar a utilizar la implosión, o Gravedad.

Actualmente Dan es un consultor en multimedia y en proyectos de animación por ordenador y realidad virtual. Viaja por el mundo entero dando clases y conferencias y ha producido más de cincuenta vídeos sobre numerosas temáticas.

Fractality

View more documents from cbuono.

Dan, nos cuenta …

“El universo está hecho de una sola sustancia, la energía. Es muy reconocida la fórmula de Einstein E = mc ², que nos dice que la materia es sólo un montón de energía moviéndose tan despacio que podemos tocar y sentarnos en ella y que la energía es sólo un poquito de materia moviendo tan rápido, que tenemos problemas para encontrarla. Del mismo modo, el principio de transformación de frecuencias de Fourier, nos explica que hasta a las formas más complejas son una simple suma de ondas la interpretación de longitudes diferentes y por lo tanto, esta sustancia universal, la energía, tiene una sola forma de onda, la onda sinusoidal.

En un mundo hecho de ondas, sólo podrían existir dos formas geométricas, el toroide y la espiral áurea o espiral logarítmica. La forma de un toroide, un donut, es la única forma, de un mundo de olas, que puede ser coherente, es decir, retener su forma como si de un anillo de humo se tratara.Todos los anillos de humo que se quieran relacionar con el primero, deberán hacerlo anida en un patrón concreto. El mejor patrón para llevar esta anidación a buen término, es la proporción áurea, que permitirá que los anillos de humo puedan acordar de sus respectivas formas compartiendo sus mismas estructuras.

Tan sólo la simetría de la proporción áurea permite que ondas que convergen puedan sumar y multiplicar al mismo tiempo. Sólo de esta manera, las ondas pueden anidar juntas sin interferir entre ellas y sin la resultante pérdida de memoria de sus estructuras. Una espiral áurea, puede anidar dentro de sí misma triángulos, cuadrados y figuras de cinco lados, creando de esta manera el dodecaedro.Así pues, el dodecaedro, es la anidación áurea perfecto para hacer que la información se vuelva estructura coherente (forma) y se pueda mover sin la pérdida de inercia (conciencia).Por eso el trenzado de la molécula del ADN o una galaxia, siguen este patrón concreto. “[Fragmento del libro de Dan Winter” Alphabet of the heart “]

www.goldenmean.inf

Fuente:Laclosca.cat
Autor: Jordi Berenguer

Posted in Ciencia, Dan Winter, espiritualidad, Fractalidad, Geometria Sagrada, re-Educación | 1 Comment »

Digestión El cuerpo habla

Posted by astrondivinorum en 14 septiembre 2009

Por medio de la digestión, procesamos elementos materiales de este mundo. La digestión abarca, pues:

1. Captación del mundo exterior en forma de elementos materiales.
2. Diferenciación entre lo asimilable y lo no asimilable.
3. Asimilación de las sustancias asimilables.
4. Expulsión de lo no digerible.

El hambre se mueve por el afán de posesión, deseo de absorción, por una cierta codicia. Comer es satisfacer el deseo por medio de la ingestión, integración y asimilación.

· El que tiene hambre de cariño y no puede saciarla, manifiesta este afán en el aspecto corporal en forma de hambre de golosinas. El hambre de golosinas siempre expresa un hambre de cariño no saciada. Queda patente el doble significado que se atribuye a lo dulce: cuando de una chica guapa decimos que es un bombón y que está para comérsela. El amor y lo dulce tienen una estrecha relación.

· El deseo de golosinas en los niños es claro indicio de que no se sienten lo bastante amados. Los padres suelen protestar de semejante imputación diciendo que ellos «harían cualquier cosa por su hijo». Pero «hacer cualquier cosa» no es forzosamente lo mismo que «amar». El que come caramelos anhela amor y seguridad. Es más fiable esta regla que la valoración de la propia capacidad de amar. También hay padres que atiborran de golosinas a sus hijos, con lo que indican que no están dispuestos a ofrecer amor a sus hijos, por lo que tratan de compensarles de otro modo.

· Las personas que realizan un trabajo intelectual y tienen que pensar mucho muestran preferencia por los alimentos salados y los platos fuertes. Los muy conservadores tienen predilección por los alimentos en conserva, especialmente los ahumados y el té cargado que beben sin azúcar (en general, alimentos ricos en ácido tánico).

· Los que gustan de comidas picantes denotan deseo de nuevas emociones. Son personas amantes de los desafíos, a pesar de que pueden ser indigestos, diametralmente opuestas a las que sólo comen cosas suaves: nada de sal ni especias. Estas personas rehuyen todo lo que sea novedad. Se desentienden de los retos y temen todo enfrentamiento. Este temor puede acentuarse hasta hacerles adoptar un régimen a base de papillas, como el del enfermo del estómago, acerca de cuya personalidad hablaremos más extensamente muy pronto.

· Las papillas son comidas de bebé, lo que indica claramente que el enfermo del estómago ha experimentado una regresión hasta la indiferenciación de la infancia, en la que no se puede elegir ni cortar y hay que renunciar hasta a morder y masticar (actividades estas en exceso agresivas) la comida. Este individuo evita tragar alimentos sólidos.

· Un temor exagerado a las espinas simboliza el miedo a las agresiones. La preocupación por los huesos, miedo a los problemas —no se quiere llegar al meollo de la cuestión.

· Pero también existe el grupo contrario: los macrobióticos. Estas personas van en busca de problemas a los que hincar el diente. Quieren desentrañar las cosas y prefieren los alimentos duros. Llegan hasta evitar los aspectos placenteros: a la hora del postre, eligen algo duro de roer. Los macrobióticos denotan así cierto miedo al amor y la ternura y su incapacidad para aceptar el amor.

· Algunas personas llevan a tal extremo su afán de huir de los conflictos que acaban teniendo que ser alimentadas por vía intravenosa en una unidad de cuidados intensivos. Ésta es sin duda la forma más segura de vegetar sin tener que molestarse. Algunas personas llevan a tal extremo su afán de huir de los conflictos que acaban teniendo que ser alimentadas por vía intravenosa en una unidad de cuidados intensivos. Ésta es sin duda la forma más segura de vegetar sin tener que molestarse.

Los dientes

Los alimentos entran por la boca y en ella son triturados por los dientes. Con los dientes mordemos y masticamos. Morder es un acto muy agresivo, expresión de la capacidad de agarrar, sujetar y atacar. El perro enseña los dientes para demostrar su peligrosa agresividad; también nosotros decimos que vamos a «enseñar los dientes» a alguien cuando estamos decididos a defendernos. Una mala dentadura es indicio de que una persona tiene dificultad para manifestar su agresividad.

· Hay personas que hacen rechinar los dientes mientras duermen, algunas con tanta fuerza que hay que ponerles un aparato en la boca para que no se los desgasten de tanto rechinar. El simbolismo está claro. El rechinar de dientes es sinónimo reconocido de agresividad impotente. El que durante el día no puede ceder al deseo de morder, tiene que rechinar los dientes por la noche hasta desgastarlos

· Las encías son la base de los dientes, su lecho. Las encías representan también la base de la vitalidad y agresividad, confianza y seguridad en sí mismo. Pero las encías sensibles que sangran con facilidad no sirven para ello. La sangre es símbolo de vida, y la encía sangrante nos indica cómo, a la menor contrariedad, se le va la vida a la confianza y a la seguridad en sí mismo.

Tragar

Una vez triturados los alimentos con los dientes, los ensalivamos y los tragamos. Con el acto de tragar integramos, admitimos: tragar es incorporar. Mientras tenemos algo en la boca podemos escupirlo. Una vez lo hemos tragado, el proceso es difícilmente reversible. Los trozos grandes son difíciles y hasta imposibles de tragar. A veces, en la vida uno tiene que tragar algo contra su voluntad, por ejemplo, un despido. Hay malas noticias que son difíciles de tragar.

· Precisamente en estos casos, un poco de líquido puede facilitar la operación, especialmente si se trata de un buen trago. Del alcohólico se dice que traga mucho. Por lo general, el trago alcohólico sirve para facilitar o, incluso, sustituir otros tragos. Se traga alcohol porque en la vida hay otras cosas que uno no puede ni quiere tragar. Así, el alcohólico sustituye la comida por la bebida (beber mucho provoca pérdida del apetito), sustituye el trago duro y sólido por el suave y líquido, el trago de la botella.

· Hay numerosos trastornos de la deglución, por ejemplo, el nudo en la garganta, o unas anginas, que producen la sensación de no poder tragar. En estos casos, el afectado debe preguntarse: ¿Qué hay actualmente en mi vida que yo no pueda o no quiera tragar?

· Entre estos trastornos figura el de la «aerofagia», afección que impulsa a tragar aire. Huelgan más explicaciones para descubrir lo que ocurre en estos casos. Hay algo que uno no quiere tragar, no quiere asimilar, pero disimula tragando aire. Esta resistencia encubierta contra la deglución se manifiesta después con eructos y ventosidades

Náuseas y vómitos

Una vez hemos tragado el alimento, éste puede resultar indigesto, como si tuviéramos una piedra en el estómago. Ahora bien, la piedra, al igual que el hueso de la fruta, es símbolo de problema. Todos sabemos cómo puede bloquearnos el estómago y quitarnos el apetito un problema.

· El apetito depende en gran medida de la situación psíquica. Hay multitud de expresiones que señalan esta analogía entre los procesos psíquicos y somáticos:
Eso me ha quitado el apetito, o: Sólo de pensarlo me da mareo. O también: Nada más verlo se me revuelve el estómago. Eso me ha quitado el apetito, o: Sólo de pensarlo me da mareo. O también: Nada más verlo se me revuelve el estómago.

· El mareo señala rechazo de algo que, por lo tanto, se nos sienta en la boca del estómago. También comer desordenada y atropelladamente puede producir mareo. La náusea culmina en el vómito del alimento. El individuo se libra de las cosas e impresiones que rechaza, que no quiere asimilar. El vómito es una expresión categórica de defensa y repudio.

· Vomitar es «no aceptar». Esta relación se expresa claramente en los vómitos del embarazo. Aquí se expresa el rechazo inconsciente de la criatura o del semen que la mujer no quiere «incorporar». Siguiendo el razonamiento, los vómitos del embarazo también pueden expresar un rechazo de la función femenina (la maternidad).

El estómago

El lugar al que a continuación llega el alimento (no vomitado) es el estómago, cuya primera función es la de servir de recipiente. Él recibe todas las impresiones que vienen del exterior, lo que hay que digerir. La capacidad de recibir exige apertura, pasividad y capacidad de entrega. En virtud de estas propiedades, el estómago representa el polo femenino. Mientras que el principio masculino está caracterizado por la facultad de irradiar y por la actividad (elemento fuego), el principio femenino engloba la capacidad de aceptación, la abnegación, la sensibilidad y la facultad de recibir y guardar (elemento agua).

· Lo que representa el elemento femenino en el terreno psíquico es la sensibilidad, el mundo de la percepción. Si un individuo reprime en la mente la capacidad de sentir, esta función pasa al cuerpo, y el estómago, además de los alimentos, tiene que admitir y digerir los sentimientos.

· En este caso, no es que el amor pase por el estómago sino que sentimos un peso en el estómago que más tarde o más temprano se manifestará como adiposidad.

Además de la facultad de recibir, en el estómago hallamos otra función, correspondiente ésta al polo masculino: producción de ácidos.

· Los ácidos atacan, corroen, descomponen: son inequívocamente agresivos. Una persona que sufre un disgusto dirá: Estoy amargado. Si la persona no consigue vencer este furor conscientemente o transmutarlo en agresión y se traga el mal humor, o traga bilis, su agresividad y su amargura se somatizan en ácidos estomacales.

· El estómago reacciona produciendo un ácido agresivo con el que pretende modificar y digerir unos sentimientos no materiales, empresa difícil y molesta que nos recuerda que no es conveniente tragarse el mal humor ni obligar al estómago a digerirlo. El ácido jugo gástrico aumenta porque quiere imponerse.
Pero esto acarrea problemas al enfermo del estómago, que carece de la capacidad de enfrentarse conscientemente con su mal humor y su agresividad, para resolver de modo responsable conflictos y problemas.

· El enfermo del estómago o no exterioriza su agresividad (se la traga) o demuestra una agresividad exagerada, pero ni un extremo ni el otro le ayudan a resolver el problema realmente, ya que carece de confianza y seguridad en sí mismo, sentimiento indispensable para que el individuo resuelva su problema, carencia a la que aludimos al tratar del tema Dientes–Encías.

· El enfermo del estómago es una persona que rehuye conflictos. Inconscientemente, añora la plácida niñez. Su estómago pide papilla. Y el enfermo del estómago se alimenta de cosas que han sido tamizadas por el pasapurés y que, por lo tanto, han demostrado ser inofensivas. Puede haber grumos. Los problemas se han quedado en el tamiz.

· El enfermo del estómago no tolera los alimentos crudos, por bastos, primitivos y peligrosos. Antes de que él se atreva con los alimentos, éstos tienen que ser sometidos al agresivo proceso de la cocción. El pan integral es indigesto, porque aún contiene muchos problemas. Todos los alimentos sabrosos, el alcohol, el café, la nicotina y los dulces representan un estímulo excesivo para el enfermo del estómago. La vida y la comida tienen que estar exentas de desafíos. El ácido gástrico produce una sensación de opresión que impide registrar nuevas impresiones.

· La ingestión de medicamentos antiácidos suele provocar eructos, con el consiguiente alivio, ya que eructar es una manifestación agresiva hacia el exterior. Con esto uno ha hecho disminuir un poco la presión.

· La terapia que suele aplicar la medicina académica (por ejemplo, «Valium») refleja la misma relación: el medicamento interrumpe químicamente la unión entre la mente y el sistema vegetativo

· La actitud básica de proyectar los sentimientos y la agresividad no hacia fuera sino hacia dentro, contra uno mismo provoca finalmente la úlcera de estómago. La úlcera es una llaga que se forma en la pared del estómago. El enfermo de úlcera, en lugar de digerir las impresiones del exterior, digiere el propio estómago. El enfermo de estómago tiene que aprender a tomar conciencia de sus sentimientos, afrontar conscientemente los conflictos y digerir conscientemente las impresiones. Además, el paciente de úlcera debe admitir y reconocer sus deseos de dependencia infantil, de la protección materna y el afán de ser querido y mimado, incluso y precisamente cuando estos deseos estén bien disimulados tras una fachada de independencia, autoridad y aplomo. También aquí el estómago revela la verdad.

TRASTORNOS ESTOMACALES Y DIGESTIVOS

En trastornos estomacales y digestivos sería relevante hacerse las preguntas siguientes:

1.¿Qué es lo que no puedo o no quiero tragar?
2. ¿Me consumo interiormente?
3. ¿Cómo llevo mis sentimientos?
4. ¿Qué me amarga?
5. ¿Cómo llevo mi agresividad?
6. ¿En qué medida huyo de los conflictos?
7. ¿Hay en mi una añoranza reprimida de un paraíso infantil sin conflictos en el que se me quería y mimaba sin que yo tuviera que abrirme paso a mordiscos?

Las tripas:

· Intestino delgado e intestino grueso
En el intestino delgado se produce la digestión propiamente dicha, mediante división en componentes (análisis) y asimilación. Llama la atención el parecido existente entre el intestino delgado y el cerebro. Ambos tienen una misión similar: el cerebro digiere las impresiones en el plano mental y el intestino digiere las sustancias materiales. Las afecciones del intestino delgado suscitan la pregunta de si el individuo no estará analizando demasiado, ya que la función característica del intestino delgado es el análisis, la división, el detalle.

· Las personas con afecciones del intestino delgado suelen tender a un exceso de análisis y crítica, de todo tienen algo que decir. El intestino delgado es también un buen indicador de las angustias vitales; en el intestino delgado el alimento es valorado y «aprovechado». En el fondo de la preocupación por la valoración está la angustia vital, angustia de no recibir lo suficiente y morir de hambre.

· Más raramente, los problemas del intestino delgado pueden denotar también lo contrario: falta de capacidad de crítica. Éste es el caso de las llamadas [Fettstuhlen] de la insuficiencia pancreática.

· Uno de los síntomas que con más frecuencia se dan en la zona del intestino delgado es la diarrea. Ése de miedo se lo hace en los pantalones. Tener caca significa tener miedo. En la diarrea tenemos la indicación de una problemática de angustia.

· El que tiene miedo no se entretiene en estudiar analíticamente las impresiones sino que las suelta sin digerir. No hay más remedio. Uno se retira a un lugar tranquilo y solitario donde puede dejar que las cosas sigan su curso. Con ello se pierde mucho líquido, ese líquido símbolo de la flexibilidad que sería necesaria para ampliar la angustiosa frontera del Yo y con ello vencer el miedo. Ya hemos dicho que el miedo siempre está asociado con lo estrecho y con el afán de aferrarse.

· La terapia del miedo consiste siempre en: soltarse y expandirse, adquirir flexibilidad, observar los acontecimientos: ¡dejarlo correr! El tratamiento de la diarrea suele limitarse a administrar al enfermo gran cantidad de líquidos. Con ello recibe simbólicamente esa fluidez que necesita para ampliar sus horizontes, en los que experimenta el miedo. La diarrea, ya sea crónica o aguda, nos indica siempre que tenemos miedo y que tratamos de aferrarnos y nos enseña a soltar y dejar correr.

· En el intestino grueso, la digestión ya ha terminado. Aquí lo único que se hace es extraer el agua del resto de los alimentos indigestibles. La afección más generalizada que se produce en esta zona es el estreñimiento, modelo genuino de resistencia: retención-tensión y obstinación-deseo de venganza.
Desde Groddeck, el psicoanálisis interpreta la defecación como un acto de dar y regalar. Para darnos cuenta de que simbólicamente la deposición tiene algo que ver con el dinero basta recordar una expresión común en Alemania de Geld–schieser (caga–dinero) y el cuento del asno de oro que, en lugar de estiércol, defecaba monedas de oro. Popularmente también se asocia el pisar deposiciones de perro con la perspectiva de recibir una suma de dinero. Estas indicaciones deben bastar para poner de manifiesto, sin recurrir a complicadas teorías, la relación simbólica existente entre excremento y dinero o entre defecar y dar.

· Estreñimiento es expresión de la resistencia a dar, del afán de retener y está relacionado con la problemática de la avaricia. En nuestra época el estreñimiento es un síntoma muy extendido que padece la mayor parte de la gente.

· Indica claramente un exagerado afán de aferrarse a lo material (avaricia) y la incapacidad de ceder.

Pero al intestino grueso corresponde otro importante significado simbólico. Si el intestino delgado se relaciona con el pensamiento analítico consciente, el intestino grueso corresponde al inconsciente, en el sentido literal, al «submundo». El inconsciente es, desde el punto de vista mitológico, el reino de los muertos. El intestino grueso es también un reino de los muertos, ya que en él se encuentran las sustancias que no pueden ser convertidas en vida, es el lugar en el que puede producirse la fermentación. La fermentación es también un proceso de putrefacción y muerte. Si el intestino grueso simboliza el inconsciente, el lado nocturno del cuerpo, el excremento representa el contenido del inconsciente.

· Y ahora reconocemos claramente el otro significado del estreñimiento: es el miedo a dejar salir a la luz el contenido del inconsciente. Es la tentativa de retener fondos reprimidos. Las impresiones espirituales se acumulan y uno no consigue distanciarse de ellas. El paciente estreñido, literalmente, no puede dejar nada tras sí.

· El estreñimiento nos indica que tenemos dificultades para dar y soltar, que queremos retener tanto las cosas materiales como el contenido del inconsciente y no queremos que nada salga a la luz.

· Se llama colitis ulcerosa a una inflamación del intestino grueso que se manifiesta en forma aguda y tiende a hacerse crónica y produce dolores y frecuentes deposiciones de mucosidades sanguinolentas. También aquí la voz popular demuestra sus grandes conocimientos psicosomáticos: en alemán se llama vulgarmente Schleimscheisser o Schleimer, es decir, «caga moco», al individuo hipócrita, obsequioso y adulador capaz de todo por congraciarse, incluso de sacrificar su personalidad, de renunciar a su vida propia a fin de vivir la vida de otro en una especie de unidad simbiótica.

· La sangre y la mucosidad son sustancias vitales, símbolos de la vida. (Los mitos de numerosos pueblos primitivos cuentan que la vida surgió del lodo o mucílago.) Sangre y moco pierde el que teme asumir su propia vida y su propia personalidad. Vivir la propia vida, empero, exige distanciarse del otro, lo cual provoca cierta soledad (pérdida de la simbiosis). De esto tiene miedo el que padece colitis. De miedo suda sangre y agua por el intestino. Por el intestino (= el inconsciente) ofrece en sacrificio los símbolos de su propia vida: sangre y moco. Sólo puede ayudarle reconocer que cada cual ha de vivir su propia vida de forma responsable, porque, si no, la pierde.

El páncreas

El páncreas forma parte del aparato digestivo y tiene dos funciones principales: la exocrina, que consiste en la producción de los jugos gástricos esenciales, de carácter eminentemente agresivo, y la endocrina. Mediante la función endocrina, el páncreas produce la insulina. El déficit de producción de estas células da lugar a una afección muy frecuente: la diabetes (azúcar en la sangre).

· El diabético (por falta de insulina) no puede asimilar el azúcar contenido en los alimentos; el azúcar escapa de su cuerpo con la orina. Sólo sustituyendo la palabra azúcar por la palabra amor habremos expuesto con claridad el problema del diabético. Las cosas dulces no son sino sucedáneo de otras dulzuras. Detrás del deseo del diabético de saborear cosas dulces y su incapacidad para asimilar el azúcar y almacenarlo en las propias células está el afán no reconocido de la realización amorosa, unido a la incapacidad de aceptar el amor, de abrirse a él. El diabético —y esto es significativo— tiene que alimentarse de «sucedáneos»: sucedáneos para satisfacer unos deseos auténticos. La diabetes produce la hiperacidulación o avinagramiento de todo el cuerpo y puede provocar incluso un coma. Ya conocemos estos ácidos, símbolo de la agresividad.

· Una y otra vez, nos encontramos con esta polaridad de amor y agresividad, de azúcar y ácido (en mitología: Venus y Marte). El cuerpo nos enseña: el que no ama se agria; o, formulado más claramente: el que no sabe disfrutar se hace insoportable. Sólo puede recibir amor el que es capaz de darlo: el diabético da amor sólo en forma de azúcar en la orina. El que no se deja impregnar no retiene el azúcar. El diabético quiere amor (cosas dulces), pero no se atreve a buscarlo activamente («¡A mí lo dulce no me conviene!»). Pero lo desea («¡Qué más quisiera, pero no puedo!»). No puede recibir, puesto que no aprendió a dar, y por lo tanto no retiene el amor en el cuerpo: no asimila el azúcar y tiene que expulsarlo. ¡Cualquiera no se amarga!

Fuente:nuevaeraespiritual.blogspot.com

Posted in espiritualidad, re-Educación | Leave a Comment »

MAPA DE LILLY

Posted by astrondivinorum en 12 septiembre 2009

MAPA DE LILLY

John Lilly fue un pionero en la comunicación con delfines y en la investigación cerebral. A principios de la década de los cincuenta inventó el tanque de aislamiento sensorial y entre 1964 y 1966 realizó algunos de los más interesantes experimentos con LSD antes de la prohibición internacional. Su trabajo contribuyó a alentar el interés mundial en los delfines y las ballenas y sus experimentos con el tanque y la LSD dieron pie a la película Altered States (Estados alterados).

Fue autor de doce libros y diversos ensayos que incluyen las teorías de las realidades internas, el modelo hardware/software de la mente/cerebro, así como un modelo de comunicación entre la especie humana y los delfines.

A través de las páginas de su libro más conocido, En el centro del ciclón (7), Lilly hace un recuento de las primeras investigaciones que realizó con LSD y aboga por el uso controlado de drogas psiquedélicas y cualquier otro medio para la exploración interior:

Yo creo firmemente que la experiencia de estados superiores de conciencia es necesaria pra la supervivencia de la especie humana. Si cada uno de nosotros puede experimentar al menos los niveles inferiores de satori, habrá todavía una esperanza de que no haremos estallar el planeta, ni eliminaremos de otro modo la vida que conocemos. Si todas las personas del planeta y en particular las que ejercen el poder en los órdenes establecidos, pueden alcanzar con regularidad altos niveles o estados, el mundo sería regido con alegría y eficiencia relativamente simple. Problemas tales como la contaminación, la destrucción de otras especies, la superproducción, el mal uso de los recursos naturales, la superpoblación, el hambre, la enfermedad y la guerra, serían resueltos por la aplicación racional de medios realizables.

Los estados superiores de conciencia y los medios de alcanzarlos son un factor esconómico más valioso de lo que se puede corrientemente imaginar. Una empresa que anime a su dirección y a sus trabajadores a alcanzar básicos y más altos niveles de conciencia, mostrará, en pocos meses, eficacia, armonía y productividad crecientes, una política mejorada y unas relaciones públicas mejores. Si una corporación puede lograr la “unidad de grupo”, se convierte en una nueva clase de entidad de establishment que rebasa sus anteriores límites. (7)

Tras su primera edición muchos de sus colegas lo tacharon de haberse vuelto loco por hablar valiente y abiertamente del contacto que pudo establecer con sus guías internos, sus experiencias telepáticas, extra corporales y otras más que, rompiendo los rígidos moldes de la ciencia y su exigencia de comprobaciones “objetivamente” reproducibles, lo dejaron marginado del campo de la “investigación seria” por algún tiempo.

Ahora que la ciencia se está flexibilizando y ensanchando sus miras hacia lo que antes eran cotos privados de la teología, el esoterismo y la religión, Lilly está de vuelta y ya comienzan a circular de nuevo los resultados de los primeros experimentos que realizó con la ayuda de la LSD como los de metaprogramación positiva inducida bajo sus efectos (ver más al respecto en LSD).

Otra aportación de especial relevancia para esta sección de Las drogas tal cual… son sus tablas de los estados de la conciencia humana o niveles de le energía mental que van del –24 al +24 en una curva donde el –3 y el +3 son los niveles más bajo y más alto respectivamente. He aquí la traducción de un resumen de Patrice Van Eersel:


Los Niveles de Energia Interna

Para empezar, es necesario imaginar el estado de total neutralidad emocional, cuando simplemente estás presente en el mundo, atento, con la mente clara. Este es el estado en que deberíamos estar cuando nos encontramos en sociedad, cuando nos comunicamos con otra gente, cuando enseñamos o cuando aprendemos.. De acuerdo a John Lilly, es en este estado, y sólo en este estado, que podemos reprogramar nuestra “biocomputadora”.

A este estado neutral de conciencia hacemos que corresponda el punto central de una sinuosa curva, al cual otorgamos (arbitrariamente) el valor de “48”. El lado más alto (en la derecha), se dirige hacia arriba hasta el “infinito positivo”, y el otro lado hacia abajo hasta el “infinito negativo”. Donde quiera que estés, sea cual sea tu grado de evolución y tu estado anímico del momento, tu estado interno está constantemente incluido en esta larga S.

48
Centro de neutralidad alrededor del cual generalmente nos estamos moviendo,
casi siempre variando un poco, ya sea hacia arriba o hacia abajo.

+24
El estado “profesional”, en el que podemos dejarnos en “piloto automático” para realizar tareas (al volante de un auto por ejemplo, cuando manejamos con mano firme y nos permitimos pensar en otras cosas).

-24
Imagínate que estás enfermo, con náuseas. O que tu jefe, quien difícilmente te contrató, duda de ti. O que te ha dejado tu amor. Pero aún así tienes que ir a trabajar. Entonces estás en un “estado negativo básico” en el que todavía puedes actuar, pero malamente. Todavía puedes bailar ¡pero con qué trabajos!
+12
El éxtasis, el estado de gracia. Ya no estás completamente en la Tierra, ¡y aún así el mundo te parece hermoso! Todo brilla. Estás locamente enamorado, en un estado cósmico de amor donde ya no bailas sino que “eres bailado”, la música literalmente toma tu cuerpo.
-12
El horror. Sin lugar a dudas no vas a trabajar, ni a conducir. Sólo estás sufriendo. El mundo se te aparece a través de una niebla espesa y atemorizante. Dudas de haber sabido bailar alguna vez. Más aún, ¿qué significa esa palabra? Este estado es sencillamente negatividad extrema.
+ 6
El estado de Buddha. Tu ser es reducido a un punto de intensa conciencia, estás viajando a través de universos, llevado por una innombrable energía de amor. Este es el nivel de realidad que conocen algunos que han experimentado ECM (experiencias cercanas a la muerte).

– 6
Este punto de conciencia empieza enteramente en el infierno, en el reino de la soledad total y la absurdidad.

+ 3 / – 3
Últimos niveles conocidos de la escala del Ser, desafían las palabras. El Ser se disuelve completamente aquí: por un lado en la pura esencia (es el gran Satori, lo que los derviches llaman Fanaa, la disolusión en el Todo), y del otro lado en el Ego absoluto, la quintaesencia de la negatividad y soledad.

* Tabla tomada del libro de Patrice Van Eersel: Le Cinquième Rêve (12)

Con ayuda de esta tabla pueden localizarse los niveles energéticos alcanzados por un consumidor de sustancias psicoactivas durante su experiencia. Lo más común en un viaje con visionarios es experimentar más de un nivel de energía interna en una sola experiencia

Las fases positivas de una experiencia, tanto las de bienestar como las de tipo transpersonal o místico podrían situarse entre el +12 y el +3. Mientras que la intensidad de un malviaje podría situarse entre el -12 y el -3, dependiendo del nivel de energía negativa experimentada por el consumidor.

John Lilly aseguraba por ejemplo que la mayoría de sus excursiones con LSD lo situaban en el +12, descrito en sus propias palabras como un “Estado de bienaventuranza, realización del Baraka, recepción de gracia divina, amor cósmico, energía cósmica, alerta corporal aumentada, la más elevada fusión de la conciencia corporal y planetaria, estar enamorado de todo, estar en un estado positivo de energía LSD. Estar en el Oth.” (7)

Según describe John, en dicho estado de conciencia simplemente es imposible no amar todo lo que te rodea y no querer compartirlo. De hecho, la comprobación de que te encuentras en tal estado de conciencia es el deseo imperativo de que otros experimenten lo que tú estás experimentando porque el amor es sinónimo de compartir.

Y hablando de compartir y crear un lenguaje común para describir los estados no ordinarios de conciencia, con este mapa resulta más fácil describir en términos comprensibles -para uno mismo y para las personas que estén familiarizadas con él- los niveles energéticos a los que accediste durante una experiencia determinada.

FUENTE: www.mind-surf.net

Posted in Alucinogenos, Chamanismo, Enteógeno, John Lilly, L.S.D, re-Educación | Leave a Comment »